Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE EN TELEVISIÓN

Muy poca cosa

Este sábado podemos hacer campana. Ninguna de las películas que ofrece la pequeña pantalla en su menú requiere indispensabilidad. Todas son de aquellas que se dejan ver sin molestias, pero también pueden dejar de verse sin que la conciencia sufra. Se empieza el itinerario, esta tarde, con Los picarones, una de béisbol, una comedia amable de béisbol que enfrenta a Tatum O'Neal -un pequeño prodigio lanzando y bateando- con Walter Matthau -un entrenador borrachín y simpático que se hace cargo de este equipo de mocosos-, siendo la especial química que de su encuentro surge el máximo atractivo del filme.Sigue con Carrusel, un musical de 1956, una opereta, remake de un viejo filme de Fritz Lang de 1935, Liliom, con excelentes canciones de Richard Rogers y Oscar Hammerstein II, aunque de melosa y pegadiza trama: la redención de un hombre que ha muerto en el pecado -asaltó un banco- a quien los guardianes del cielo dan permiso para volver a la tierra y salvaguardar su buen nombre. Para mayor abundamiento en el lado carameloso, Gordon Mac Rae tenía una potente voz, pero era un actor bastante limitado. Colores -y cinemascope, ojo- son, eso sí, de primiera.

Y, para las altas horas de la madrugada, un típico producto ole la apertura -con María José Cantudo y Bárbara Rey de epónimas protagonistas-, Las delicias de los verdes años, de Antonio Mercero, y un producto alemán, de 1939), bastante sintomático de su tiempo, Manos liberadas.

Los picarones se emite a las 16.05 Carrusel a las 0.55. Las delicias de los verdes a las 5.00. Manos liberadas a las 7.20. Todas ellas por TVE-1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de abril de 1988