Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo de los 'siete' mantendrá sus acuerdos para estabilizar el dólar

ENVIADO ESPECIAL

Un acuerdo para mantener el dólar en sus actuales niveles es muy probable que quede sellado en la reunión que el denominado grupo de los siete países industrializados más importantes celebrará el próximo miércoles en Washington, con ocasión de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial. Este encuentro semestral tiene lugar en un inesperado y sorprendente ambiente de optimismo, con la economía mundial creciendo medio punto por encima del 2,5% anticipado el pasado septiembre.

Fuentes próximas al Tesoro norteamericano confirmaron ayer en parte los rumores que, originarios en Tokio, han circulado en los últimos días en torno a la existencia de un compromiso entre Estados Unidos y sus aliados occidentales para evitar tumultos indeseados en los mercados de cambio. Para alcanzar este objetivo, los siete miembros del G-7 reafirmarán su voluntad política de intervención en los mercados dentro de los márgenes prestablecidos en diciembre.

Dentro de este contexto no se espera que el grupo de los siete modifique el abanico o márgenes de intervención, oficialmente nunca hechos públicos, pero que los mercados estiman que se encuentra en tomo a 120-130 yenes y 1,55-1,75 marcos alemanes. Los rumores circulados en los mercados en torno a este acuerdo han provocado ya una subida del dólar, que se ha estabilizado en Tokio en tomo a los 125 yenes y 1,72 marcos.

Otro importante punto prenegociado con anterioridad al encuentro del miércoles en Washington es la famosa propuesta del secretario del Tesoro, James Baker, para utilizar el precio del oro y de otras materias primas como indicadores objetivos en los que basar los cambios de la política económica. Pero, de acuerdo a fuentes europeas, persisten todavía las diferencias apuntadas el pasado septiembre en tomo al momento adecuado para introducir estos indicadores.

Papel del oro

Algunos países europeos, fundamentalmente la República Federal de Alemania, acepta la idea de Baker para estudiar la cuestión del oro, pero interpreta que el precio del metal amarillo debe ser un indicador más, en una cesta de 10 o más materias primas. En otras palabras, la idea de Baker en nada tiene que parecerse a una vuelta al patrón oro. También parecen existir diferencias en torno a la introdución del petróleo como un indicador de esta cesta, dada la volatilidad y dependencia de su precio.En medios oficiales de Washington, se espera una reunión muy tranquila del grupo de los siete y, como es habitual, es muy probable que el comunicado final sea escueto y se limite a ratificar el compromiso del pasado diciembre de "hacer lo necesario para estabilizar el dólar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de abril de 1988