Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jackson y Simon se disputan la victoria demócrata en las primarias de Illinois

El vicepresidente George Bush continuó ayer su camino hacia la designación republicana para la presidencia con su previsto triunfo en la primaria de Illinois, el primer gran Estado industrial del Norte en pronunciarse sobre sus preferencias presidenciales. Illinois, que eligió 173 delegados para la convención demócrata y 92 republicanos, no ha resuelto el problema del Partido Demócrata, que todavía no tiene un candidato claro a la Casa Blanca. El reverendo de raza negra Jesse Jackson y el senador del Estado Paul Simon eran los favoritos a la hora de cerrar esta edición, cuando aún se continuaba votando.

El gobernador de Massachusetts, Michael Dukakis, el aspirante con más probabilidades de enfrentarse con Bush en noviembre, tenía asegurado, según los sondeos, un tercer puesto y luchaba por superar a Simon. Éste y Jackson son hijos favoritos de este Estado, lo que explica sus previstos buenos resultados. El joven senador sureño Albert Gore, revelación del supennartes, no parecía ayer capaz de repetir su éxito en Illinois. Si la elección se celebrara hoy, George Bush ería el presidente de Estados Unidos. Derrotaría a Dukakis por un margen de 42% a 37% al senador Albert Gore, por 53% a 29%, y al reverendo negro Jackson, por 55% a 29%, según el último sondeo publicado esta semana por la revista Time.El senador republicano Robert Dole, a pesar de sufrir una nueva derrota a manos de Bush, afirma que seguirá en la campaña, desoyendo las voces de los que le aconsejan una digna retirada a tiempo. Insiste en que "puedo ganar a Bush, pero no a Ronald Reagan".

Jesse Jackson tiene su residencia y su base política en Chicago, la principal ciudad de Illinois, entre la población de raza negra. Simon, el demócrata que quiere imitar a Harry Truman, no tiene la menor posibilidad de ser el candidato designado por su partido, pero se ha empeñado en luchar en Illinois en una última demostración de amor propio político. Este liberal de la vieja escuela del new deal sueña con una convención abierta a la que Dukakis llegue sin los delegados necesarios, que pueda volverse hacia él o hacia un tercero, Mario Cuorno, gobernador de Nueva York, para salvar al partido de una derrota.

El gobernador de Massachusetts, apoyándose en el voto étnico (polacos, griegos) de los suburbios de Chicago y en una fuerte campaña de anuncios en televisión, acortó en los últimos días la distancia que le separa de Jackson y de Simon.

Con la primaria de Illinois la campaña presidencial pasa el ecuador. En las próximas semanas votarán Michigan (el día 26), Connecticut y Wisconsin. Nueva York, el segundo Estado en número de delegados tras California, lo hará a mitad de abril, y Pensilvania, al acabar el mes. Y el final de la fase de selección previa, el 7 de junio, con las primarias de California. En julio y agosto, las convenciones para designar a los candidatos definitivos. Y el 8 de noviembre, la elección presidencial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 1988

Más información

  • Si la elección presidencial fuera ahora, Bush ganaría a Dukakis por un 42% a 37%