Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército vigila la ciudad azerbaiyana de Sumgait

Los disturbios nacionalistas que afectan a las repúblicas soviéticas del Cáucaso han obligado a imponer el toque de queda en la ciudad de Sumgait, un centro petroquímico de unos 200.000 habitantes situado al norte de Baku, la capital de la república de Azerbaiyán, donde se han registrado enfrentamientos violentos entre la población armenia y la azerbaiyana. Un funcionario de policía de Sumgait, interpelado telefónicamente desde Moscú, manifestó ayer que el Ejército, con carros de combate, vigila el cumplimiento del toque de queda (entre las ocho de la noche y las siete de la mañana), y arrimó que la ciudad se encontraba en calma ayer tras los enfrentamientos durante el último fin de semana.

El portavoz del Ministerio de Exteriores soviético, Guenadi Guerasimov, confirmó ayer que Sumgait se hallaba sometida al toque de queda, pero no aclaró cuál ha sido la intervención militar en la ciudad, último lugar contagiado por los brotes nacionalistas que provocaron manifestaciones de centenares de miles de personas en Eriván, la capital de la república de Armenia, y disturbios en la región autónoma de Nagoirno-Karabaj, de población mayoritariamente armenia, pero territorial mente adscrita a Azerbaiyán.Las tres repúblicas soviéticas del Cáucaso -Armenia, Azerbaiyán y Georgia- se encuentran vetadas actualmente a los corresponsales extranjeros. Éstos serán autorizados viajar a Armenia y a Azerbaiyán "cuando las pasiones étnicas se calmen", manifestó Guerasimov, que reiteró que la situación en Sumgait era "tranquila, pero tensa".

"Gamberros"

Guerasimov no indicó cuándo se había impuesto el toque de queda, ni si había habido víctimas. "Si hay actos de violencia, entonces hay ciertas heridas", señaló sin entrar en detalles. La información oficial difundida por la agencia Tass y publicada ayer en Pravda señalaba que "un grupo de gamberros" había provocado "desorden" en Sumgait el 28 de febrero y se habían registrado "casos de excesos y violencias". Según Tass, se habían tomado medidas para "normalizar la vida de la ciudad" y "asegurar la disciplina y el orden público", al tiempo que se abría una investigación.

Sumgait, situada sobre el mar Caspio, es la segunda ciudad industrial de Azerbaiyán. Posee un importante complejo siderúrgico y petroquímico y está especializada en la construcción de tubos de acero para la industria petrolera y en caucho sintético. La ciudad experimentó un boom poblacional del 53% en el período 1970-1979.

Los disturbios nacionalistas que enfrentan a armenios y azerbaiyanos mezclan las, reivindicaciones culturales y políticas con las protestas ecológicas. Estos factores convergieron en las masivas manifestaciones de Eriván la semana pasada. El movimiento ecologista procedía de Eriván y sus alrededores, fuertemente contaminados por una industria química en auge, y el conflicto territorial y cultural bajó de las montañas de Azerbaiyán, concretamente de Nagorno-Karabaj, donde, según los datos del censo de 1979, el 75,9% de una población de 168.000 habitantes -es armenio.

Por aplastante mayoría, el soviet de diputados populares de la región autónoma votó el 20 de febrero a favor de la inclusión de Nagorno-Karabaj en la república de Armenia, pero esta decisión -tomada por 110 votos a favor, 70 en contra y 13 abstenciones- fue invalidada desde Moscú, que envió a la, capital, Stepanakert, a dos miembros del Politburó, Gueorgui Razumovskí y Piotr Demichev, en tanto que otros dos altos, dirigentes, VIadimir Dolguij, miembro candidato del Politburó, y Anatoli Lukianov, secretario del Comité Central, acudían a Eriván.

Las protestas de Armenia, descritas como pacíficas e impresionantes por testigos presenciales, no lograron evitar las víctimas humanas, según fuentes disidentes, según las cuales el fiscal general de la URSS, Aleksander Katushev, reveló en una entrevista en Radio Baku que dos jóvenes azerbaiyanos resultaron muertos en los enfrentamiento s: Bajtiar Ulíev, de 16 años, y Alí Gadzhiiev, de 23 años.

Promesas de Gorbachov

Dos intelectuales armenios, la poetisa Silva Kaputijian y el escritor Zorij Balaian, se entrevistaron con Mijail Gorbachov y Aleksandr YakovIev -miembro del Politburó y secretario del Comité Central- el viernes pasado, el mismo día en que Gorbachov hizo un llamamiento a armenios y azerbaiyanos para que cesaran las hostilidades. Balaian informó el sábado a miles de manifestantes concentrados en la plaza de la ópera de Eriván que Gorbachov había prometido resolver los problemas existentes en el plazo de un mes y se había mostrado especialmente sensible a las reivindicaciones de los armenios de Nagorno-Karabaj.

El dirigente prometió facilitar la recepción de la televisión armenia en esta región y también la vinculación de las escuelas locales al Ministerio de Educación de Armenia. Los armenios de Nagorno-Karabaj se quejaron de opresión cultural por parte de la Administración de Azerbaiyán. Los azerbaiyanos pertenecen al grupo étnico turco y son de tradiciones musulmanas, en tanto que los armenios y los georgianos pertenecen al grupo étnico caucásico y son de tradiciones cristianas. Fuentes disidentes en Moscú informaron ayer de la celebración de manifestaciones en solidaridad con Nagorno-Karabaj en la ciudad de Tiflis, capital de Georgia, donde hay una importante población armenia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 1988

Más información

  • Carros de combate controlan el toque de queda en la ciudad petroquímica soviética del Caspio