Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El convenio de la banca

Sé que esta carta levantará polémica, puesto que el sentir general es que los empleados de banca somos una clase privilegiada, y es difícil cambiar este sentir. Nada más lejos de la realidad. El único privilegio que tenemos es un puesto de trabajo, cosa muy meritoria dada la situación del país.Al firmar la jornada partida para un sector de los empleados, un 20% (totalmente incontrolable), se ha conseguido ponerle en bandeja a la AEB una vieja aspiración, el abrir los bancos por la tarde. Ahora es un 20%, en el próximo convenio alegarán que no es suficiente y pedirán un 30%, y así sucesivamente.

Prácticamente, se ha aceptado la movilidad funcional (otra vieja aspiración de la AEB) y la movilidad geográfica la tenemos cada vez más cerca, porque cuando un empleado en ejercicio de su derecho no acepte la jornada partida en una oficina que el banco ha decidido que ha de abrir por la tarde, empezarán los traslados, las presiones, etcétera.

La contrapartida de todos estos logros es tener fiesta los sábados. Excelente. Pero, ¿qué bancos no abrirán los sábados de verano en una ciudad costera?, ¿qué bancos cerrarán los sábados en poblaciones donde el sábado es día de mercado? La respuesta me parece bastante clara. En fin, como se puede ver, este convenio sí es un auténtico privilegio.-

Miembro de CNT del comité de empresa de Banca Mas Sardà.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de febrero de 1988