Lozano-Muniesa anuncia acciones legales contra Visa, RTVE y Francisco Caparrós

Según el juez, no hubo "infracción penal" en el 'caso ¿Y usted qué opina?'

La empresa Lozano-Muniesa y Asociados ha anunciado el ejercicio, "como parte perjudicada", de acciones legales tras conocerse la resolución judicial por la cual se ha archivado la denuncia presentada el 12 de noviembre de 1987 por Visa España, Radiotelevisión Española y Francisco Caparrós contra Rafael Lozano y Juan Cristóbal Jiménez-Quesada, acusados de intentar cobrar seis millones de pesetas a un representante de Visa como pago por su participación en el programa de TVE ¿Y usted qué opina?La resolución judicial, firmada por el magistrado Manuel Trenzado el pasado día 22, concluyó que "se decreta el archivo de las diligencias previas por no revestir caracteres de delito el hecho que motivó su incoación". Tras conocer el contenido de este auto, la empresa Lozano-Muniesa y Asociados hizo pública su decisión de ejercer, "como parte perjudicada, las acciones legales correspondientes" contra los denunciantes (Visa España, RTVE y Francisco Caparrós).

En el texto dirigido a los medios de comunicación por Fernando Muniesa se afirma, en nombre de la empresa: "Lamentamos que en virtud de la denuncia interpuesta se hayan causado daños y perjuicios, en muchos aspectos ya irreparables, a la imagen personal y profesional de Rafael Lozano Herrero".

La resolución judicial, basada en la falta de pruebas que apoyaran la denuncia presentada, se produce días después de haberse conocido el resultado de la investigación realizada por Radiotelevisión Española, que concluía que se habían producido "irregularidades" en el trabajo desarrollado para la elaboración del espacio ¿Y usted qué opina? Como resultado de esta investigación, Televisión Española decidió enviar la carta de despido a Francisco Caparrós, al que se culpaba de la comisión de "faltas graves".

El próximo miércoles está previsto el acto de conciliación entre RTVE y Francisco Caparrós. En sus primeras declaraciones, Caparrós ha insistido en señalar su satifacción por la resolución judicial, ya que considera que beneficia a sus intereses. Según sus palabras, "esta decisión me favorece, pues esta denuncia era una de las cuestiones en las que se apoyaba el escrito de rescisión de mi contrato".

Francisco Caparrós estudia ahora la posibilidad de emprender por su parte acciones legales para salvaguardar su imagen personal y laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de enero de 1988.