Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"GUY, vuelve con los mismos preservativos"

El temor al SIDA es otra variante dentro de los riesgos que el olimpismo asume como novedad este año. En Calgary, antes de Seúl, se ha preparado ya toda una infraestructura para prevenir cualquier tipo de contagio. Los organizadores han asegurado que todos los participantes dispondrán fácilmente de preservativos durante el transcurso de los juegos. Según Lane Casement, director de los servicios médicos del OCO 88, los podrán obtener en los centros médicos de las villas olímpicas y en máquinas automáticas instaladas en loslavabos.También es posible que las propias delegaciones se encarguen del reparto a sus atletas. Tras conocerlo, se han producido ya algunas opiniones. Han sido significativas las de tres jugadores del equipo de Francia de hockey sobre hielo. "Mi mujer me ha dicho que si nos dan 10 quiere contar exactamente 10 cuando vuelva", ha dicho el delantero Guy Dupuis. El defensa Dennis Pérez ha dado otra idea: "Los preservativos van a ser una incitación para tirar bolsas de agua desde los pisos. Yo tal vez los guarde como recuerdo, pues supongo que los organizadores habrán pensado ponerles encima el anagrama con los anillos olímpicos". Otro defensa, Pierre Schmitt, soltero, no ha ocultado: "En principio, vamos a jugar, pero si en Calgary hay muchachas bonitas, no digo que, una vez terminados todos los partidos...".

El comité organizador no quiere crear una psicosis -ya existe el precedente de la Universiada de Zagreb, el año pasado, donde se dio a cada atleta un preservativo-, pero la decisión fue tomada con el pleno apoyo del Departamento de Control de Enfermedades de Transmisión Sexual de la provincia de Alberta.

Su directora, la doctora Barbara Romanowski, se mostró satisfecha con la medida, aunque anteriormente nunca ha habido mayor incidencia en la zona cuando se ha producido una afluencia masiva de visitantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de enero de 1988