Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre, asesinado a tiros en Lugo y enterrado en una cuadra de su vivienda

El cadáver de Juan de la Fuente González, de 62 años, fue hallado a mediodía de ayer enterrado en una de las cuadras de su casa, de la parroquia de San Román, en el municipio de Ribas do Sil, al sur de la provincia de Lugo. Según fuentes oficiales, el presunto asesino es el hijo de la víctima, José Luis de la Fuente, de 25 años, con quien, al parecer, mantenía unas relaciones tensas y que el martes abandonó precipitadamente el pueblo. A última hora del miércoles el joven se entregó a la Guardia Civil.

Desde hace varios días fuerzas de la Guardia Civil de San Clodio y los vecinos de San Román participaron en las operaciones de búsqueda de Juan de la Fuente González, quien faltaba de su domicilio desde el domingo.Los únicos objetos que hafiaron en los rastreos fueron unas gafas en una de las escaleras del domicilio y numerosas manchas de sangre en las inmediaciones de la casa familiar. Más tarde encontraron también una bolsa con restos de comida y ropa.

A mediodía de ayer, en una de las cuadras de la vivienda familiar, totalmente cubierta por estiércol, encima del cual habían sido colocadas dos artesas, fue hallado el cadáver de Juan de la Fuente, que presentaba impactos de bala en la espalda y en los brazos realizados con una escopeta.

La forma en que estaba vestido el fallecido hace pensar, junto a la aparición de la bolsa, que acababa de regresar de viaje o que se disponía a iniciarlo cuando fue asesinado. Según el Gobierno Civil de Lugo, las sospechas del crimen recaen sobre el hijo del fallecido, José Luis de la Fuente Álvarez, de 25 años, con quien, al parecer, mantenía unas relaciones tensas. Vecinos de San Clodio aseguraron haberlo visto tomar un tren con dirección a Pontevedra, pero ayer se entregó a la Guardia Civil.

Según versiones vecinales, José Luis de la Fuente es un joven de carácter difícil.

Algunos vecinos recuerdan que hace varios años agredió a su abuela dejándola abandonada en una cuadra, a raíz de lo cual la salud de la anciana se debilitó hasta fallecer meses después. El joven fue detenido por este hecho.

Los mismos vecinos señalaron también que el fallecido era hombre de pocas palabras y de carácter un tanto dificil.

Pese a tener seis hijos, Juan de la Fuente, que estaba prácticamente ciego, vivía solo en San Román. Los únicos ingresos los percibía como pensionista y se dedicaba a cultivar las huertas de su propiedad.

En San Román residen dos de sus hijos. Otros dos casados viven en la comarca y los dos restantes, gemelos de unos 17 años, residen en Barcelona con la madre, de la que Juan de la Fuente se separó hace años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1988

Más información

  • Un hijo de la víctima confesó ayer el crimen