Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex ministro Joan Majó renuncia a su escaño en el Congreso, incompatible con la presidencia de una multinacional

Joan Majó, diputado socialista y ex ministro de Industria y Energía, ha presentado ante la dirección del grupo parlamentario del PSOE y también en el Congreso de los Diputados su renuncia al escaño alegando razones profesionales. Majó es presidente de Hispano-Olivetti y consejero de la empresa Ceselsa, dedicada a suministros informáticos y de control aéreo, en muchos casos a Defensa. Majó, según fuentes próximas al mismo, ya había expresado hace meses su intención de dimitir y ahora lo ha hecho coincidiendo con que el semanario El Globo realizaba una investigación sobre su doble actividad.Durante seis meses ha compatibilizado su pertenencia al grupo socialista con su trabajo profesional, lo que no es muy habitual habida cuenta los usos de los socialistas en lo que respecta a las incompatibilidades. El ex ministro declaró ayer a Efe que ha dimitido "por motivos personales" y porque su trabajo parlamentario "no le llenaba" personalmente. "La labor de diputado no me daba suficientes satisfacciones y, personalmente, creo que no compensa el tiempo que se le dedica", precisó.

Majó afirmó también en sus declaraciones que había preferido dimitir en un momento tranquilo y antes del congreso del PSOE, para evitar la sospecha de que era una consecuencia del propio congreso si hubiera renunciado al escaño tras la asamblea del partido.

Joan Majó ha aprovechado la época de vacación parlamentaria para presentar su renuncia al escaño que ocupa en el Congreso desde junio de 1986. Majó se presentó en el número tres de la candidatura de los socialistas catalanes al Congreso de los Diputados. "Su comportamiento en el grupo parlamentario ha sido siempre exquisito y nunca ha presentado reivindicación alguna además de mostrarse siempre muy colaborador", afirmó ayer a este periódico un dirigente del grupo parlamentario.

Según este portavoz, el grupo ha tenido conocimiento de la renuncia de Joan Majó, que al mismo tiempo cursó al Congreso de los Diputados su baja. Majó será sustituido por Manuela de Madre, que fue candidata sin éxito a la alcaldía de la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramenet en las pasadas elecciones municipales del mes de junio. Precisamente en apoyo a su candidatura acudió excepcionalmente el vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, en el único mitin que protagonizó en Cataluña.

En el último congreso, del PSC, celebrado en el mes de diciembre, Manuela de Madre fue elegida responsable de la secretaría de la mujer, nombramiento auspiciado desde la dirección con la oposición de las feministas del partido.

Joan Majó fue nombrado ministro de Industria y Energía en julio de 1985 en sustitución de Carlos Solchaga en lo que fue la primera crisis gubernamental del equipo socialista. Majó siempre fue considerado como un hombre de la plena confianza de Carlos Solchaga. Ello no fue óbice para que fuera sustituido once meses después como resultado del cambio de Gobierno tras las elecciones generales de 1986. Luis Carlos Croissier fue su sucesor.

El 25 de junio de 1987, la Junta de Hispano Olivetti aprobó el nombramiento de Joan Majó en calidad de presidente. Desde entonces la actividad parlamentaria desarrollada ha sido escasa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 1988