Creación del Fondo Latinoamericano de Reservas como una alternativa al FMI

América Latina decidió crear su propio Fondo Latinoamericano de Reservas (Flar) para auxiliar a las naciones de la región que tengan dificultades en sus balanzas de pago y puedan realizar sus ajustes económicos internos y flexibilizar las negociaciones de la deuda externa.Esta decisión viene a representar una respuesta que da Latinoamérica al Fondo Monetario Internacional, pues los futuros préstamos se otorgarán sin la condicionalidad ni las recetas de ajuste que impone el FMI.

El novedoso acuerdo se adoptó ayer en Caracas, en la VII asamblea extraordinaria del Fondo Andino de Reservas (FAR), la cual recomendó a los Gobiernos de los cinco países miembros la modificación del convenio constitutivo para que se convierta en el Fondo Latinoamericano de Reservas (Flar).

Según la declaración de la asamblea, "la modificación permitirá la incorporación de otros países latinoamericanos a la institución en las mismas condiciones de los actuales miembros y en consecuencia recibir apoyo financiero en relación a sus problemas de balanzas de pagos".

En principio, el Flar estará integrado por 11 países, es decir, los cinco andinos del FAR: Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador; y los otros seis de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi): Brasil, México, Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay. En una segunda fase se incorporarán Costa Rica, Cuba, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, que actualmente gozan del estatus de observadores.

Al término de la reunión, la asamblea andina informó que .esta ampliación es la culminación de un largo proceso en la búsqueda de un organismo financiero a nivel regional y se hace sobre la base de la exitosa experiencia obtenida por el FAR en sus casi diez años de existencia. El Fondo Andino de Reservas ha sido capaz de brindar un apoyo financiero oportuno y sustancial a todos sus miembros, obteniendo al mismo tiempo resultados financieros favorables".

Den& externa

El presidente del FAR y también ahora del Fondo Latinoamericano de Reservas, el peruano Guillermo Castañeda, dijo que con la creación del Flar se plantea una apertura del club de países andinos a las otras naciones latinoamericanas.Agregó que los bancos centrales e institutos emisores de los países latinoamericanos dispondrán ahora de una manera ampliada unas nuevas fuentes de colocación de sus reservas internacionales en forma rentable, "frente a cualquier amenaza de embargo que pueda provenir por parte de los países o de los bancos acreedores", al ubicar el marco de la decisión dentro de la temática del endeudamiento externo.

También afirmó que desde el punto de vista político y económico la iniciativa del Flar ofrece otras ventajas, como la estabilidad financiera a los países, el fortalecimiento de las relaciones comerciales en la región, y estratégicamente alcanzar un mayor poder de negociación tanto individual como de conjunto para discutir en bloque con otros órganos, como el Fondo Monetario Internacional, en condiciones de autonomía e independencia continental.

La decisión de crear su propio fondo se inscribe en la política de integración regional. "Ahora son los países andinos los que estimulan una integración en sentido contrario, es decir, en términos más globafizantes y continentales y es allí donde toma vida la iniciativa del Fondo Latinoamericano de Reservas".

El Flar comenzará a operar dentro de un año aproximadamente, después de cumplir los procedimientos regulares de constitución. De momento, el Fondo Andino organizará una reunión de representantes plenipotenciarios de los cinco Gobiernos miembros a fin de que a la mayor brevedad posible se lleve a cabo la suscripción del nuevo convenio.

Esta reunión tendrá lugar dentro de tres meses y, posteriormente, los cinco Congresos respectivos aprobarán el convenio. Durante este proceso se definirá el monto de los recursos con que se abrirá el nuevo fondo latinoamericano y sus detalles financieros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS