Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACUERDO PARA LA PACIFICACIÓN DE EUSKADI

Los partidos vascos apoyan en el pacto la lucha contra ETA y el desarrollo del autogobierno

Las fuerzas políticas vascas cerraron ayer por la tarde, al término de casi 50 horas de negociación, un acuerdo unánime, con la única excepción de Herri Batasuna(HB), por la pacificación y la normalización de Euskadi. El representante de Eusko Alkartasuna (EA) había abandonado las conversaciones horas antes, entrada la madrugada, pero regresó al aceptar los demás partidos que constara su reserva sobre el tratamiento de las competencias de la Ertzaintza (policía autonómica). El presidente del Gobierno autónomo, José Antonio Ardanza, calificó el documento final de muy bueno.

"A partir de hoy, Euskadi es un poco distinta", aseguró el lehendakari en la presentación del pacto ante medio centenar de informadores, aunque previno que el consenso no puede generar la ilusión de que va a terminar la violencia de inmediato. El acuerdo será trasladado al Parlamento vasco para su ratificación y, más tarde, al Gobierno central y a los 14 partidos firmantes del pacto antiterrorista de Madrid.Ardanza estampó su firma en el documento junto a la de Xabier Arzalluz, presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV); Txiki Benegas, Maki Oliberi y Kepa Aulestia, secretarios generales del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), EA y Euskadiko Ezkerra (EE), respectivamente, y los portavoces de AP y CDS, Julen Guimón y Alfredo Marco Tabar. Todos empuñaban bolígrafos alemanes, obsequio del lehendakari, excepto Benegas, que trazó la rúbrica con una estilográfica.

Ardanza inició la lectura del acuerdo a las seis en punto de la tarde. El texto, basado en el segundo borrador propuesto por el presidente del Ejecutivo vasco a las fuerzas políticas, ha incorporado numerosas novedades y se ha convertido en un documento complejo. En resumen, el pacto avala la continuidad de la lucha contra ETA y recoge algunos compromisos sobre desarrollo del autogobierno. Por lo que se refiere al primer aspecto, el mayor número de novedades, como subrayar la necesidad de la acción policial o la importancia de la colaboración internacional, lleva el sello del PSE-PSOE, mientras que en materia de desarrollo autonómico es EA el partido que ha hecho mayores aportaciones.

En concreto, EA ha conseguido incorporar la creación de una comisión parlamentaria que establezca el alcance del pleno desarrollo del estatuto de autonomía y también el reconocimiento expreso de legitimidad popular para reivindicar cualquier derecho que hubiera podido corresponder al País Vasco, aunque no se cita expresamente: el derecho de autodeterminación.

Sin embargo, los firmantes subrayan en el preámbulo que las referencias a problemas políticos del pueblo vasco, el desarrollo estatutario o las relaciones de la comunidad autónoma vasca con Navarra "no pueden entenderse en ningún caso ni como justificación del terrorismo ni como condición, contrapartida o moneda de cambio para el cese de la violencia terrorista, que no tiene justificación en esta sociedad".

El presidente del Gobierno vasco indicó que las puertas de Ajuria Enea estarán siempre abiertas a cualquier formación política, incluida la coalición independentista HB, pero la decisión de acudir le corresponde a ella.

Txiki Benegas propuso repescar a EA

El representante socialista en la cumbre de Ajuria Enea, Txiki Benegas, fue quien propuso a primera hora de la tarde a los demás interlocutores retrasar la firma el acuerdo para tratar de reincorporar al consenso a Eusko Alkartasuna (EA). El secretario general del PSE-PSOE expuso su iniciativa cuando el lehendakari, José Antonio Ardanza, y los demás partidos habían dado su conformidad al texto final, de modo que nadie pudiera utilizar la oferta a EA para incluir otras reservas distintas.

Los negociadores habían descartado por unanimidad en jornadas anteriores la posibilidad de incluir reservas al texto. Pese a ello, Iñaki Oliberi pidió el lunes por la noche que constara en el documento la disconfomidad de EA con el tratamiento que recibía la Ertzaintza (policía autónoma vasca), mucho menos concreto que en el borrador propuesto por el lehendakari y evasivo sobre la interpretación del artículo 17 del Estatuto, que fija las competencias de la policía vasca y las de la policía del Estado.

La negativa de los demás interlocutores forzó el abandono de la cumbre por Oliberi, después de haber consultado con el presidente de su partido, el ex lehendakari Carlos Garaikoetxea.

Aceptada ayer la propuesta del representante socialista, José Antonio Ardanza telefoneó al secretario general de Eusko Alkartasuna para darle a conocer el nuevo criterio. Las gestiones, culminadas con éxito, retrasaron la firma del pacto desde las 12.30 horas hasta las seis de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 1988

Más información