Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contradicciones entre los peritos sobre las causas de la muerte de Agustín Rueda

Dos peritos propuestos por la defensa, Ángel Fernández Galtán y José Delfin Villalaín, sostuvieron ayer que el preso anarquista Agustín Rueda murió a causa de uno o varios golpes en él corazón, y no por choque hipovolémico (desvío de la sangre del torrente circulatorio a hematomas) en consecuencia de una paliza intensa, prolongada y técnica, como figura en el informe de la autopsia y como han mantenido los dos forenses del juzgado que la realizaron y otros dos peritos.

El tribunal, a propuesta del fiscal, celebró una confrontación entre los peritos, que ayer concluyó sin que se pusieran de acuerdo, y continúa hoy. El tribunal mostró su perplejidad ante la discrepancia entre los peritos sobre cuestiones técnicas médicas, especialmente en la causa de la muerte de Rueda.Los dos médicos propuestos por la defensa reconocieron que en ningún momento vieron el cadaver de Rueda ni las lesiones de los otros presos, y que sus afirmaciones se basan únicamente en las fotografías que figuran en el sumario y en los informes redactados por los forenses Gregorio Arroyo, que asistió con el juez al levantamiento del cadáver, y Domingo Sastre, a los que contradicen.

Antes de iniciarse la confrontación entre los peritos, el abogado Jaime Sanz de Bremond, representante de una de las acusaciones, denunció que el perito José Delfin Vilialaínno es profesor de la Escuela de Medicina Legal, como pretende, aspecto que ratificó el director del centro, Bonifácio Piga, que es otro de los peritos que interviene en el juicio. Piga apoya las tesis de los dos forenses, afirmando que Rueda murió por el desvío de la sangre de los órganos vitales a los hematomas producidos por los golpes. Villalaín, quien participó en el caso Abneria como perito de la defensa de los guardias civiles, mostró un carné de la Escuela de Medicina Legal firmado por el doctor Piga, que éste reputó como falsificado. A raíz del caso Abnepía, Villalaín ya fue denunciado por presunta usurpación de funciones.

Entre una y tres horas

Según el traumatólogo y cirujano Fernández Gaitán y Villalaín, los golpes que produjeron la muerte de Agustín Rueda tuvieron lugar entre una y tres horas antes de su fallecinúento,y no 21 horas como aseguran los restantes peritos. Estos dos médicos insistieron en que Agustín Rueda tenía unas lesiones pulmonares muy graves, pero que tuvieron que ser producidas por golpes muy cercanos a la muerte, aspecto que rechazan los forenses. Añadieron que la hemorragía interna de Rueda le pudo desviar alrededor de un litro de sangre del torrente circulatorio, lo que fue rebatido por los restantes peritos quienes aseguraron que la pérdida de sange superó el 50 % es decir, tres litros.Las aseveraciones de Fernández Gaitán y de Villalaín respaldan la tesis de la defensa, según la cual, Agustín Rueda habría sido golpeado por otros reclusos cuando ya se encontraba en la enfermería, en lugar de la tesis del fiscal y de la acusación privada, de que Rueda fue objeto de una paliza brutal que le causó la muerte propinada por los funcionarios procesados, aúnque es posible que se hubiera salvado si hubiera recibido la adecuada asistencia médica. Rueda falleció entre las siete y las ocho horas del día 14 de marzo de 1978, y los funcionarios, que reconocen haberle reducido para evitar que el recluso les atacara con un cuchillo, le golpearon el día 13 por la mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de enero de 1988