Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Hoy declaran nuevos testigos del 'caso Rueda', tras el 'Pater' Torquemada

Hoy se reanudará la vista de la causa por la muerte en Carabanchel, en marzo de 1978, de Agustín Rueda, tras recibir una paliza, y las lesiones sufridas por otros siete reclusos. Proseguirá la declaración de testigos propuestos por las acusaciones y después se iniciarán los de las defensas, por lo que la vista se prolongará las primeras semanas de 1988. En la última sesión del juicio, antes de la suspensión navideña, prestó testimonio el capellán de la prisión, Modesto Torquemada Alonso, que estuvo en la cárcel el día en que Rueda fue apaleado y al día siguiente, en que murió.El capellán Torquemada explicó al tribunal que el día 13 de marzo de 1978 llegó hacia las orice de la mañana a Carabanchel y se dirigió, como de costumbre, al despacho del director para saludarle. Al comunicarle que se encontraba en la jefatura de servicios, se encaminó a ella, pero un funcionario le advirtió: "Pater, están de declaraciones". Y se fue. [Según el testimonio de algurios de los internos interrogados aquella mañana en la jefatura de servicios, el capellán se asomó cuarido uno de ellos estaba siendo galpeado y, antes de marcharse, dijo: "Perdonen, no sabía que estaban ocupados".]

Secreto de confesión

Torquernada afirmó que desempeñaba su función de capellán en la prisión "desde dos años antes de la muerte de su excelencia el jefe del Estado". Preguntado sobre si había tratado de excusarse de declarar alegando que todo lo que sabía sobre el caso Rueda lo conocía por secreto de confesión, Torquemada señaló que invocó los convenios firmados por España con la Santa Sede.Previamente a la declaración de Torquemada prestó testimonio el funcionario de la enfermería Jesús Dionisio Polo Iglesia. Un abogado de los procesados le preguntó si era posible que cuando Pueda fue subido en camilla en el ascensor, en el que Polo Iglesia no pudo entrar por falta de espacio, fuera agredido por los internos que le acompañaban. El presidente del tribunal declaró impertinente la pregunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de diciembre de 1987