El PSOE vasco critica el texto de Ardanza sobre la violencia

El PSE-PSOE presentará la próxima semana un texto alternativo al remitido el viernes por el presidente de¡ Gobierno vasco, José Antonio Ardanza, sobre la violencia, por considerar que los nacionalistas han dado un paso atrás al mezclar este problema con el proceso estatutario, y por el tratamiento que se da a Navarra, comunidad en la que se quiere "propiciar un estrechamiento de lazos" de una forma no prevista en la ley.

AP prepara igualmente su propio texto, que coincidirá sustancialmente con las objeciones que presentan los socialistas. El documento de Ardanza, que pretende ser una base de discusión, cuenta con el rechazo expreso de Eusko Alkartasuna -que pide una referencia a la autodeterminación-, del PSE y de AP, y con el apoyo de Euskadiko Ezkerra.Según fuentes socialistas del País Vasco, la primera objeción viene por la evaluación que el documento hace del proceso estatutario. "El documento señala que el proceso de desarrollo del Estatuto produce frustración, desencanto y desilusión, lo que no es admisible cuando se ha conseguido cerrar la negociación sobre el cupo y a primeros de enero habrá importantes transferencias sobre sanidad", dijeron estas fuentes. El segundo aspecto de crítica es la vinculación que se hace de la marcha estatutaria con los problemas de la violencia. "Es preocupante que en un documento sobre la violencia se escriba, sobre todo, del desarrollo estatutario. Esta mezcla supone un retroceso", dijeron las mismas fuentes socialistas.

Tanto los representantes socialistas como de AP rechazan el texto referido a Navarra, que, según fuentes de la negociación, es el siguiente: "Habida cuenta de que la relación con el territorio Foral de Navarra es una de las aspiraciones más intensarnente sentidas y que la posibilidad de incorporación viene prevista por la Constitución y por los respectivos estatutos, todos los partidos vascos nos comprometemos a propiciar el estrechamiento de lazos para que se establezcan instrumentos de acuerdo entre ambas comunidades, para que puedan crearse las condiciones de que se cumplan las previsiones constitucionales.

El texto de Ardanza, de diez folios, con trece puntos y un preárribulo, termina con un "susto", según dirigentes de la oposición: "El contenido de este acuerdo se trasladará al Gobierno de Madrid y al Parlamento para que se adhiera". La objeción, en este caso ole Alianza Popular, reside en el "importante rnatiz" de que en el acuerdo suscrito en Madrid por los partidos con representación parlarnentaria hubo el compromiso de asurnir el documento que "por unanimidad" adoptaran en el País Vasco. "Para nosotros, este párrafo desvirtúa lo que se dijo en Madrid, dado que allí se comprometieron a firmair los partidos, pero no se acordó que fueran las Cortes las quie se adhirieran a las resoluciones del País Vasco", puntualizó un dirigente de AP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de diciembre de 1987.

Lo más visto en...

Top 50