Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un terrateniente, acusado de la matanza de 10 indios en Paraguay

, Asunción

El hijo del terrateniente paraguayo Rocky Zabala, Pantaleón Zabala, fue acusado ayer por los indígenas Julián Ramírez y Lirio Benítez, de la tribu paitavytera -perteneciente a la etnia guaraní, la más numerosa de Paraguay-, de ser el autor de la sangrienta matanza de 10 indígenas de esta misma tribu en el departamento de Concepción, a unos 400 kilómetros al noreste de Asunción, en las inmediaciones de la frontera con Brasil.Las víctimas fueron cuatro hombres, tres mujeres -una de ellas embarazada, que además fue descuartizada- y tres niños.

Los asesinatos fueron cometidos el pasado 8 de noviembre, pero no se conocieron hasta ayer debido al temor de los indígenas a posibles represalias. Tuvo que ser el pastor protestante alemán Armin Ilhe, de la misión de Amistad, quien lo hizo público en el transcurso de un congreso sobre derechos humanos en Paraguay.

Ilhe reveló que las tres mujeres fueron violadas y que sólo los tres niños estaban parcialmente enterrados, mientras que el resto quedaron al descubierto. Según el pastor protestante, los paitavytera, que se dedican a la caza y a la agricultura, están siendo amenazados en los últimos años por grandes terratenientes, especialmente los que viven cerca de la frontera con Brasil, para apoderarse de sus tierras, "porque son las últimas reservas de madera".

Esta misma semana se descubrió que los autores del asesinato del terrateniente Eleuterio Acevedo, ocurrido el pasado martes, eran cuatro indios de la tribu paitavytera. Mientras que la versión oficial indica que el móvil del crimen fue el robo, otras fuentes indican que se trata de una venganza de la tribu por la matanza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 1987