Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El islam será la religión oficial de Afganistán según la futura Constitución

Islamabad / Moscú

El islam será la religión oficial de Afganistán, según el proyecto de la nueva Constitución de Afganistán que debe ser aprobado mañana por asamblea tribal, conocida como la Loya Jirgha. El nuevo texto, cuya gestación se inició hace dos años, contempla también mayores poderes para el presidente.El artículo 2 dispone que Afganistán "se adhiere a la religión musulmana" y protege "las tradiciones y los valores nacionales". Asimismo, el texto confirma a la Loya Jirgha en su papel de representante de "la más alta manifestación de la voluntad popular", responsable de las decisiones relativas a "la mayoría de los problemas importantes que afectan al destino del país".

El país pasará de ostentar un nombre de tradición comunista -República Democrática de Afganistán- a ser denominado simplemente República de Afganistán.

El actual presidente afgano, Mohamed Najibulá, será confirmado en su puesto para un mandato de cuatro años más, y asumirá, según el proyecto, las funciones de comandante supremo de las fuerzas armadas y designará al primer ministro, al ministro de Justicia, al fiscal general y a los miembros del Tribunal Supremo de Justicia.

El presidente tendrá también la potestad de declarar la guerra, instaurar el estado de emergencia y tendrá derecho de veto sobre cualquier decisión del Parlamento.

La nueva Constitución, según el proyecto, autoriza la formación de partidos políticos, aunque menciona al Partido Democrático del Pueblo Afgano (PDPA) como "el organizador y guardián del proceso de reconciliación nacional".

El viceministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, Igor Rogachov, aseguró ayer en una conferencia de Prensa que su país desar retirar lo antes posible sus tropas de Afiganistán si se dan las condiciones necesarias.

"La próxima ronda de negociaciones entre Pakistán y Afganistán, que se celebrarán en Ginebra a principios del año próximo por mediación de las Naciones Unidas", dijo Rogachov, podría ser la última".

El Krem1in exige que no se suministren armas a las bandas antigubernarnentales afganas y que Pakistán no intervenga en el país vecino tras la salida de las tropas soviéticas.

Por otra parte, el Gobierno de Kabul ha acusado formalmente al periodista francés Alain Guyot de espionaje y entrada ilegal en el país. Guyot desapareció hace dos meses. Semanas después el Gobierno afigano admitió que estaba detenido

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de noviembre de 1987