Hormaechea recuerda que él es el máximo representante de la voluntad popular

El presidente del gobierno autónomo de Cantabria, Juan Hormaechea, recordó ayer que él es el máximo representantes de la voluntad popular en la región. A su vez, el presidente de la Asamblea regional, Eduardo Obregón Barreda, dijo ayer a los diputados, antes de iniciarse la sesión plenaria, que hará cuanto le sea posible para que las legítimas y fecundas discrepancias de la dialéctica política no degeneren en negativos y penosos enfrentamientos. Obregón daba así cuenta, en voz alta, de sus reflexiones tras el incidente habido en el pleno del viernes 20 en el curso del cual el presidente del Gobierno autónomo le invitó a dimitir al discrepar de su forma de llevar el control de los debates.Hormaechea le acusó también de ejercer sus funciones con talante antidemocrático y manifestó, a requerimiento del presidente de la Asamblea, que retiraba sus palabras pero que el espíritu que las había inspirado prevalecía.

Ayer Obregón Barreda calificó de grave el incidente precisamente por haberlo protagonizado el presidente regional, cuya conducta en forma alguna puede equipararse, a su juicio, con otras semejantes que puedan partir de los diputados.

Hormaechea, que penetró en el hemiciclo cuando ya había comenzado Obregón su alegato, se abstuvo de formular todo comentario ante la asamblea. Sin embargo, en la rueda de prensa que horas antes había seguido a la reunión del Consejo de Gobierno por él presidido, Hormaechea aludió al incidente de hace ocho días manifestando que también a Felipe González se le pide su dimisión y que así como el máximo representante del pueblo en las Cortes no es Félix Pons sino Felipe González, otro tanto acontece en Cantabria, cuya representación popular él ostenta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS