Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Un grave precedente"

La anuncida emisión desde Londres del programa de televisión por satélite Canal 10, sienta un precedente grave, en opinión de Alessandro Pace, catedrático de Instituciones y de Derecho Público de la Universidad de Roma y asesor de la RAI, cadena pública italiana, y de Tele-Montecarlo.Pace, que visitó la capital asturiana invitado por el departamento de derecho público de la universidad ovetense, considera que para garantizar realmente el pluralismo 'la regulación de la televisión privida debe ser anterior al inicio de las emisiones". "De lo contrario, se crearán% en su opinión, 'situaciones de hecho muy dificiles de corregir, como ocurre en Italia", en referencia a los tres canáles privados del empresario Silvio Berlusconi.

"Berlusconi conquistó determinadas frecuencias y ahora ostenta, con sus emisiones, un poder con el que condiciona al poder político en la defensa de sus propios intereses. El monoplio de la RAI se ha sustituido por un duopolio en la práctica, en el que Berlusconi ostenta el 50% de la audiencia; la RAI, el 47% y el resto se lo reparten otras emisoras. Berlusconi se opone a cualquier modificación porque pretende perpetuar el oligopoflo actual".Pace es partidario de que la ley reguladora de las emisiones de televisión reserve un espacio importante para la televisión pública, toda vez que las emisoras privadas "responden casi siempre a intereses comerciales y publicitarios, y se mueven exclusivamente en función de los posibles beneficios, soslayando contenidos de interés social y cultural, pero de escasa rentabilidad".

Respecto a las emisiones por satélite desde otros países, que burlan las legislaciones nacionales, Alessandro Pace planteó la necesidad de acuerdos internacionales que las regulen

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 1987