El Constitucional suspende la celebración de un consejo de guerra contra un cabo de la Guardia Civil

El Tribunal Constitucional ha suspendido la celebración de un consejo de guerra contra el cabo de la Guardia Civil Manuel Rosa Recuerda, presunto promotor del clandestino Sindicato Unificado de la Guardia Civil, sin que pueda, según el auto de la Sala Segunda, proseguirse el proceso pendiente ante la jurisdicción militar hasta que no recaiga la correspondiente sentencia de amparo.Como fundamento jurídico, el Tribunal señala que la suspensión del consejo de guerra, previsto para hoy, 25 de noviembre, en Sevilla, 'haría perder al recurso de amparo. toda su finalidad, como supuesto de hecho contemplado en el artículo 56.1 de la ley orgánica del Tribunal Constitucional para la aplicación de esta medida".

'El objeto inmediato de la queja de amparo es la resolución de 3 de junio de 1987 del capitán general de la Región Sur, que acordó tener por preparado el recurso de queja ante el Consejo Supremo de Justicia Militar y no, como pretendía el recurrente, ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo". En su explicación, se añade que "la celebración de un consejo de guerra antes de que recaiga sentencia del Tribunal Constitucional haría perder al presente recurso de amparo su finalidad".

Finalmente, el Tribunal Constitucional señala que "no se advierten perturbaciones graves del interés general por la suspensión del consejo de guerra hasta que se decida el fondo del asunto y, en cambio, de no actuar así, podrían causarse lesiones de derechos fundamentales al recurrente de difícil reparación a posterior¡".

El cabo de la Guardia Civil Manuel Rosa interpuso recurso de amparo contra la resolución dictada el pasado 3 de junio por por el capitán general de la Región Militar Sur, que acordó no tener por presentado recurso de queja ante la sala segunda del Tribunal Supremo, sino ante el Consejo Supremo de Justicia Militar, lo que el demandante consideraba una presunta vulneración del artículo 24.2 de la Constitución.

El cabo Manuel Rosa, al que la jurisdicción militar procesaba por los delitos de incitación a la sedición e insulto a superior, señalaba en su demanda que "su juez natural, en cuanto miembro de la Guardia Civil sin ejercer funciones militares, debía ser el residenciado en la jurisdicción ordinaria y que, en todo caso, los hechos por los que se le enjuiciaba no eran constitutivos de delito fuera de las leyes penales militares".

Primer caso

El abogado de Manuel Rosa Recuerda afirmó ayer en Sevilla que esta es la primera ocasión en la que se suspende un consejo de guerra por un recurso presentado por el acusado. Jesús López de Lemus, que defiende al cabo Rosa, añadió que en la jurisdicción ordinaria el hecho podría calificarse de "normal", pero que el hecho de que haya afectado a un proceso por la jurisdicción militar lo ha dotado de "mayor espectacularidad".Según López de Lemus, la suspensión dictada por el Constitucional hace concebir esperanzas de que finalmente se estime el recurso de amparo interpuesto contra el procesamiento por tribunales militares.

Rosa Recuerda, que presentaba servicio en la unidad de vigilancia fiscal del puerto de Sevilla, fue detenido el 20 de septiembre de 1986, mientras se encontraba reunido en una cafetería de Sevilla con líderes regionales de la Mesa para la Unidad de los Comunistas (MUC) -hoy Partido de los Trabajadores-. El fiscal solicita un total de ocho años de prisión y su separación de la Guardia Civil por los delitos de incitación a la rebelión militar e insultos a un superior.

En el actualidad el cabo Rosa Recuerda se encuentra cumpliendo un arresto de tres meses en el cuartel de Eritaña, en Sevilla, por haber dirigido un escrito al director general del cuerpo en el que solicitaba autorización para crear la Unión Democrática de la Guardia Civil como asociación de caracter recreativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50