Solidaridad de abogados, políticos y feministas

El pasillo de la séptima planta de los juzgados de la plaza de Castilla, en Madrid, se convirtió ayer, durante tres horas, en un lugar de encuentro de abogados, políticos y feministas en solidaridad con Cristina Almeida, mientras arreciaban los gritos de "Aborto libre y gratuito", y ella esperaba puertas adentro la resolución de su caso.Una de las primeras personas en llegar fue Marisa Castro, relaciones públicas de una clínica madrileña autorizada a realizar abortos, que lloraba desconsoladamente. Por allí aparecieron destacados dirigentes del PCE, entre ellos, su secretario general, Gerardo Iglesias, quien calificó los hechos de "acto de venganza y atentado contra la libertad de expresión"; el dirigente de Comisiones Obreras, Julián Ariza, y los abogados Fernando Salas, Jaime Sanz de Bremond, además de los compañeros de despacho de Almeida, Ignacio Montejo y Juan Puig de la Bellacasa.

Más información

También hicieron acto de presencia, en solidaridad con la abogada, dos cargos de la Administración socialista: José Luis Martín Palacín, subsecretario de Interior, y Carlota Bustelo, directora del Instituto de la Mujer. Mientras Carlota Bustelo se lanzó y afirmó sentirse "avergonzada por ser ciudadana de un país con diez años de democracia en el que ocurren este tipo de cosas", Martín Palacín, ex compañero de Cristina Almeida en el PCE, no quiso aventurar su opinión sobre la actuación del juez y explicó su presencia como ciudadano, compañero y amigo personal de la abogada.

Carlota Bustelo se mostró a favor de una modificación progresista de la ley del aborto, y dijo: "Los que tenemos puestos de responsabilidad debemos intentar modificar la ley o hacer lo necesario para que funcione la Justicia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50