Expectación ante las cifras del déficit comercial norteamericano

Las bolsas españolas han recuperado en parte la tranquilidad sumándose así a la tensa espera del resto de los mercados internacionales de los datos relativos al déficit norteamericano, que se darán a conocer esta mañana. Las bajas de esta sesión han sido inferiores al 2,29%, cifra perdida por el índice de la Bolsa de Barcelona, mientras que Madrid cede un 2,22%, Bilbao el 1,79% y Valencia el 1,42%. En puntos, ningún mercado sufre una baja superior a los 5,20. Tanto las fuertes bajas del día anterior, como el hecho de ser festivo en algunos de los principales mercados internacionales han servido de freno a los inversores, sin que ello suponga cambio alguno en la tendencia a corto plazo.La atención de todos los mercados de valores está centrada en las cifras del déficit que se harán públicas próximamente, y esto mantiene en jaque a todos los inversores del mundo, ya que a partir de la publicación de unos resultados desfavorables de este dato se desencadenó la actual crisis de los mercados de valores y del mundo financiero. Los inversores prefieren no pronunciarse sobre un resultado determinado, aunque no pueden ocultar su desconfianza, traducida en el mantenimiento de la corriente vendedora, ya en términos más suaves que en las sesiones anteriores.

El volumen de papel puesto a la venta ha disminuído para la mayor parte de los sectores, al tiempo que se mantiene el nivel de la contratación. Sin embargo, el dinero no muestra todavía ningún interés por centrarse en el mercado, salvo en casos muy concretos. Los escasos tanteos compradores que se registraron en esta sesión se han dirigido hacia los valores más castigados, es decir, aquellos que, llegado el caso, cuentan con más probabilidades de protagonizar una reacción técnica. Esto no quiere decir que la disposición del mercado sea, en estos momentos, positiva, pero no hay que descartar la posibilidad de que las cosas mejoren, oportunidad que la inversión a corto plazo no va a dejar pasar.

La discreta recuperación del dólar puede servir para frenar la salida de la inversión extranjera, al menos de aquella que busca un beneficio adicional en la diferencia de cambio entre estas monedas. Todo esto puede llevar, de mantenerse, a un período de calma desde el que pueda plantearse el futuro a medio plazo para las bolsas españolas. A este respecto hay que señalar que el intercambio de acciones, aunque reducido en pesetas efectivas, se mantiene sin reducciones importantes en cuanto al número de acciones que cambian de manos cada día. Esto indica que algunos inversores están tanteando el terreno o ajustando sus posiciones en el mercado, siempre y cuando las instituciones no estén llevando la peor parte en este intercambio.

La situación de las bolsas españolas es crítica, pues se está acercando al punto más bajo de la anterior caída, nivel que diste. ya menos de cuatro puntos en elcaso del mercado madrileño. El índice ayer quedó en el 216,08%, mientras que el pasado día 29, récord histórico de caída, se situaba en el 212,35%. Un interesante test, al margen de la situación internacional.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS