HB celebra una marcha por la libertad en completo silencio

Varias decenas de miles de personas, convocadas por Herri Batasuna (HB), se manifestaron en silencio ayer por la tarde por el centro de Bilbao con el único, lema de Askarasuna (libertad). La marcha transcurrió sin incidentes y se disolvió después de que pronunciara unas palabras Jon Idígoras, miembro de la Mesa Nacional de la coalición. Idígoras afirmó que en Euskadi es necesario defender las libertades democráticas "como en los tiempos del franquismo".

"Dilo en silencio", había pedido HB a sus seguidores, y la consigna fue respetada a rajatabla. De la muchedumbre, una de las más numerosas concentradas en Bilbao para una manifestación política, no salió un sólo grito.La manifestación silenciosa fue autorizada el miércoles por la sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia de Bilbao, que anuló la prohibición gubernativa.

El cortejo se puso en marcha casi a las cinco y media de la tarde, con media hora de retraso, en la calle Autonomía. Desfilaron en primer lugar los miembros de la Mesa Nacional de la coalición abertzale con una pancarta en la que figuraba el lema único. Detrás, una veintena de exiliados entregados por las autoridades francesas a las españolas portaban otra pancarta con el mismo texto.

La marcha recorrió el trayecto habitual por el centro de Bilbao, hasta llegar al Arenal. La Policía Municipal no quiso hacer un cálculo del número de participantes pero informó que al llegar la cabeza al final del recorrido todavía salía gente del punto inicial, a más de kilómetro y medio de distancia.

Idígoras aseguró en sus palabras finales que el silencio "ha sido el más digno grito de libertad" y explicó que no se trata de una dejación o un paso atrás sino de "una victoria sobre los gobernadores civiles y los cobardes que no defienden las libertades democráticas".

Idígoras dijo que HB no dará un paso atrás "hasta traer a nuestros presos, a nuestros refugiados, a Navarra ... a una Euskadi soberana". "Ha sido una jornada histórica para buscar caminos de dignidad y de paz que debe servir para abrir las puertas del diálogo y de la negociación política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 24 de octubre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50