Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobada una nueva línea de créditos para facilitar la compra de fincas arrendadas

Los agricultores que explotan fincas rústicas en régimen de arrendamiento desde antes de 1942 podrán beneficiarse de una nueva línea de ayudas para adquirir sus terrenos. Las ayudas, contempladas en un real decreto recién aprobado, incluyen créditos a un tipo de interés bajo y subvenciones hasta el 20% del valor de la tierra.

Con esta línea de ayudas, el Gobierno pretende facilitar el acceso de los agricultores a la propiedad de las tierras que arrienda desde hace varias décadas. Los agricultores con alquileres históricos ya podían, gracias a la ley de Arrendamientos Rústicos de 1980, ejercer el derecho de adquisición forzosa. Pero muchos de estos agricultores, cuyas familias llevaban arrendando la misma finca durante varias generaciones, no podían adquirir el terreno debido a la escasez de medios. Ahora, la nueva línea de créditos quiere ofrecer una financiación más barata a estos agricultores.Las subvenciones para comprar tierras arrendadas serán concedidas por el Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA). Los créditos, por otro lado, podrán ascender hasta el 80% del valor de la tierra que se adquiera, con un límite máximo de ocho millones de pesetas para los agricultores titulares y de cuatro millones para los que no reúnan esta condición. Los préstamos tendrán un plazo máximo de amortización de 15 años, con dos de carencia. Por el momento, aún no se ha establecido los tipos de interés de los préstamos, que en estos momentos el Ministerio de Agricultura está negociando con las entidades financieras.

Esta nueva línea de ayudas estará abierta durante los próximos cinco años, y, según el presidente del IRYDA, Jesús Arango, las hojas de solicitud se encontrarán en las comunidades autónomas a finales de este mes o principios de noviembre.

En estos momentos, existen en España unos 200.000 arrendamientos de fincas rústicas. Sin embargo, la Administración no sabe con exactitud cuántas de esas fincas fueron alquiladas antes de 1942 y, por lo tanto, entran en la categoría de arrendamientos históricos. La mayoría de las fincas arrendadas desde hace varias décadas se encuentran en Galicia, Asturias, País Vasco, Castilla y León, Aragón, Valencia, Cataluña y Baleares, según explicó ayer el ministro de Agricultura, Carlos Romero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1987

Más información

  • Ayudas para los contratos 'históricos'