Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Historia de una rebeldía

El conflicto abierto entre el arzobispo Marcel Lefebvre y el Vaticano se agudizó el 29 de junio de 1976, cuando, a pesar de la prohibición papal, ordenó a 13 sacerdotes en le seminario suizo de Ecône, que él mismo había fundado años antes y que posteriormente había sido desautorizado por el arzobispo de Friburgo.Tras estas ordenaciones Pablo VI suspendió a divinis (prohibición de ejercer su oficio eclesiástico) al prelado francés, a pesar de lo cual éste continuó oficiando misas en varios países según el rito integrista de San Pío V, proscrito por el concilio Vaticano II.

Un momento de distensión pareció propiciarlo la audiencia que concedió Pablo VI a Lefebvre en septiembre de 1976. En aquella ocasión el obispo de Ecône manifestó que no quería separarse de al Iglesia católica. La tensión Vaticano-Lefebvre alcanzó una situación límite cuando el prelado integrista ordenó a trece sacerdotes y 22 diáconos el 29 de junio de 1977.

En el pontificado de Juan Pablo II las relaciones mejoraron y en los últimos tiempos se produjeron diversos contactos entre Lefebvre y el cardenal Ratzinger, que han desembocado ahora en un acuerdo de paz entre ambas partes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de octubre de 1987