Siete mujeres, heridas en la manifestación protagonizada por vecinos de Nuevo Versalles

Siete mujeres resultaron heridas en una manifestación, de vecinas del barrio Nuevo Versalles, que pedían ser recibidas por el alcalde de Fuenlabrada, José Quintana. Once manifestantes presentaron denuncias por agresión contra la Policía Municipal en la comisaría de policía. La concentración se produjo en protesta por la reforma de la carretera Móstoles-Fuenlabrada, que ha dejado sin acceso al barrio.

Tras los incidentes, Miguel Reneses, concejal de Izquierda Unida, aseguró que su grupo pediría la dimisión del concejal de Seguridad, Luis Miguel Álvarez.Los manifestantes querían tener la certificación del alcalde de que la actual situación de incomunicación del barrio se va a solucionar tras la entrevista que el pasado día 22 mantuvo, junto con tres representantes de la asociación de vecinos Family Club, con el consejero de Política Territorial de la Comunidad de Madrid, Eduardo Mangada.

Tras la negativa del alcalde a recibir a los manifestantes, por no considerarlos interlocutores válidos, unas 50 mujeres intentaron entrar en el ayuntamiento, momento en que la Policía Municipal de servicio cargó contra ellas. Siete mujeres tuvieron que ser atendidas por médicos de la localidad.

Mientras que los representantes de la asociación de vecinos Family Club han dado a conocer una nota de prensa en la que confirman "la aprobación de la nueva raqueta de entrada al Nuevo Versalles por don Eduardo Mangada", el ayuntamiento niega que se haya llegado a ningún acuerdo y sí a un compromiso para que el próximo 5 de octubre, en una nueva reunión, Eduardo Mangada presente el proyecto y fecha de inicio de las obras.

Por su parte, José María Domínguez, presidente de la asociación de vecinos Nuevo Versalles, ha afirmado que "el responsable del proyecto inicial de la carretera Móstoles-Fuenlabrada me confirmó que no va a sufrir ninguna nueva reforma". De otro lado, el propio Domínguez declaró que "en la comunidad nos han dicho que el señor Mangada está fuera hasta el día 10 de octubre, por lo que la reunión prevista para el día 5 es inviable".

Los vecinos de esta urbanización realizan desde el pasado domingo cortes diarios de tráfico para protestar por la situación de aislamiento del barrio. Unas 300 personas cortaron ayer el tráfico entre las 20 y las 21 horas sin que se produjeran incidentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de septiembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50