Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Pedro Massa, el último gobernador de Azaña

A sus 89 años falleció en Buenos Aires quien probablemente era el decano de los corresponsales de prensa en el mundo: Pedro Massa, un caballero ejemplar, corresponsal de Abc y acaso el último en marcharse de los gobernadores que nombró Manuel Azaña como presidente del Gobierno en la II República Española.

Abogado, periodista, ensayista, comediógrafo, traductor y adaptador de obras teatrales, promotor y director de editoriales literarias, historiador, fue uno de los grandes -y también de los grandes desconocidos- del periodismo español. En 1932 ganó el Premio Mariano de Cavia, y en 1935, el Luca de Tena, ambos de la casa Abc. Republicano, fue designado por Azaña en 1933 gobernador civil de Huesca.

Un año después de estallada la guerra civil se expatrió, junto a su esposa y una hija de corta edad, primero a Francia y después a Argentina, donde ha terminado sus días. A su obra periodística y literaria desarrollada en Buenos Aires hay que sumar todos sus trabajos en la Asociación Patriótica Española, entidad civil fundada en Argentina en 1898 por emigrantes con el objeto original de regalar a la Armada española un acorazado para la guerra con Estados Unidos, en cuya sede anteayer estábamos velándole, como antaño se hizo en el mismo lugar con los restos de Ramón Gómez de la Serna.

Tuvo la rara modestia de calificarse a sí mismo como "autoexiliado" y jamás se enzarzó en las peleas ultramarinas entre rojos y nacionales; gozaron de su amistad y su paciencia desde comunistas hasta falangistas en tanto en cuanto fueran hombres de bien. Republicano cabal, le vimos por última vez con vida en la embajada de España: ya muy viejito y con dificultades para caminar sin ayuda, se tomó la molestia de no rechazar una invitación oficial para festejar el santo del Rey.

Fue un gran hombre, frustrado, como tantos, por el cainismo español, pero tocado por la gracia de los que desconocen la miseria del rencor. Descanse en paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 1987