Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE, pendiente del apoyo de Coalición Galega para desplazar a Fernández Albor de la Xunta

Santiago de Compostela

XOSÉ HERMIDA, El PSOE presentó ayer en el Parlamento gallego la anunciada moción de censura contra el presidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor. La iniciativa socialista, que comenzará a debatirse en la Cámara autónoma el próximo lunes, se basa "en la falta de credibilidad del actual presidente y de su Gobierno" y presenta como candidato a la presidencia a Fernando González Laxe. Los socialistas se muestran optimistas sobre los apoyos que obtendrá su moción y confían en obtener los votos de los 10 parlamentarios de Coalición Galega que le permitirían desplazar a Alianza Popular del Ejecutivo autónomo.

Los socialistas cuentan, además de los 22 votos de sus parlamentarios, con el apoyo de los cinco diputados del Partido Nacionalista Galego y los tres representantes del PSG-Esquerda Galega. Para obtener los 36 votos que le repartarían la mayoría absoluta, el Parlamento autónomo tiene 71 escaños, necesita el respaldo de Coalición Galega.En Coalición Galega (CG) el hermetismo es total. Aunque dirigentes socialistas aseguran que existen indicios positivos sobre el hipotético apoyo de los coagas. De hecho, el portavoz del partido en el Parlamento de Galicia, Cándido Sánchez Castiñeiras, manifestó ayer, momentos después de que los socialistas presentaran en el registro de la Cámara autónoma el documento de la moción de censura, que "Galicia necesita un revulsivo importante, un giro que produzca el desarrollo de este país".

Las declaraciones de Sánchez Castiñeiras coinciden con una impresión generalizada del resto de los grupos de la oposición de que Coalición Galega va a apoyar la iniciativa socialista, y que a comienzos de la próxima semana, cuando se debata en la Cámara, González Laxe será el próximo presidente de la Xunta.

El portavoz de CG manifestó que el giro importante que a su juicio necesita la política gallega "puede pasar por el apoyo a la moción o por otra alternativa, pero hoy lo que tenemos evidente y claro es la presentación de la moción de censura, y el juego que podemos hacer es sobre esta base". Sánchez Castiñeiras afirmó que en los primeros contactos mantenidos entre su partido y el PSOE no se han tratado los términos concretos del hipotético acuerdo de gobierno. En cualquier caso, el dirigente de CG reclarmó "un programa nítidamente gallego que produzca un desarrollo económico de este país y, desde luego, acabar con la situación en que nos encontramos, que unicamente desprestigia a la clase política".

La confianza en que la moción va a prosperar es tal que dos jupos que habían anunciado su apoyo a la moción -el Partido Socialista Galego-Ezquerda Galega (PSG-EG) y el Bloque Nacionalista Galego (BNG)- han dado cierta marcha atrás en sus posiciones y ahora aseguran que el voto favorable no es incondiciorial. Si el PSOE pacta con CG, los votos del PSG-EG (tres escaños) y del BNG (un escaño) ya no serán necesarios para que la moción prospere, lo que podría determinar su cambio de actitud. El único diputado del BNG, Xosé Manuel Beiras, reconoció en este sentido que si el derribo del Gobierno de Fernández Albor dependiese del voto de su grupo, el apoyo a la ejecutiva socialista sería inequívoco.

El optimismo es también creciente en las filas socialistas, y en el momento de presentar la moción, el candidato a la presidencia, Fernando González Laxe, reiteró su confianza en ser elegido presidente. Laxe desmintió que CG vaya a tener cuatro carteras en el hipotético Gobierno que él presidiría. El candidato socialista respondió con evasivas a las preguntas de los periodistas sobre la eventualidad de que Xosé Luis Barreiro vuelva a la vicepresidencia de la Xunta en el Gabinente de coalición.

Fuentes próximas a las personas que intervienen en las negociaciones aseguraron ayer que Barreiro no descarta la posibilidad de intentar de aquí a la próxima semana la presentación de su propia moción de censura, para lo que intentaría contar con los 10 votos de su grupo -Coalición Galega-, los cinco del PNG y nuevas incorporaciones procedentes del Grupo Popular. Sin embargo, el Grupo Popular en el Parlamento gallego acordó anoche cerrar filas en torno a Fernández Albor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de septiembre de 1987

Más información

  • El próximo lunes comienza el debate de la moción de censura