Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

La droga éxtasis

El domingo 30 de agosto apareció en este periódico una información, firmada por mí, sobre el fármaco MDMA (éxtasis) que por exigencias de ajuste editorial sólo pudo incluir parte de la información que me fue solicitada. Como quiera que ese resto podría ser útil a nivel general, lo incluyo sin más preámbulos.A finales de 1985, el director de la DEA americana, F. Sapienza, decidió incluir el fármaco en la Lista I (drogas consideradas superpeligrosas, prácticamente inaccesibles para el estamento médico, tras el Convenio Internacional sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971). Cuando la medida provocó protestas por parte de psiquiatras y psicólogos, dijo mostrarse sorprendido de que tuviese un uso clínico; pero -añadió- "la ley vigente no hace depender el abuso de que existan efectos física o psíquicamente nocivos, si no de cuántas personas quieren usar la droga". Como la DEA había detectado muestras de la sustancia en la calle, según Sapienza "debemos afirmar que carece de uso médico y debe ir a la Lista I".

Este régimen quedó vigente para Estados Unidos desde entonces. En 1986 la Comisión sobre Estupefacientes de Naciones Unidas decidió incluir el fármaco en la misma Lista I, haciendo constar que uno de los, Expertos -S. Grof- se había opuesto a cualquier clasificación "antes de poner a prueba la posible utilidad terapeútica del fármaco". El dictamen indica también que "los informes recibidos son fascinantes ( ... ) y la Comisión aconseja investigaciones sobre esta interesante substancia". Sin embargo, al incluirla en la Lista I dichas investigaciones resultaban inviables, como se apresuraron a declarar varios médicos. Desde el verano pasado la MDMA constituye un fármaco prohibido a nivel planetario.

A finales de 1986 las muestras incautadas en el mercado negro americano indicaban que la sustancia era extremadamente cara y tenía una pureza media del 27%, siendo sus adulterantes más comunes efedrina, fenilpropanolamida, procaina, niacinamida y tóxicos homólogos de aminobutanos. Mientras fue legal se vinculaba a un movimiento llamado Nueva Era, de orientación ecologista y psicodélica, cuyo centro estaba en California. Esta organización imprimía un folleto con instrucciones que se regalaba con el fármaco, donde sugería "crear amor y confianza ( ... ) para explorar las maravillas de nuestro Universo".

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Debido a la adulteración, las informaciones provenientes del mercado negro no tienen valor objetivo, y los únicos datos fiables provienen de unos pocos

La droga éxtasis

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS