Querella contra los dueños de Talleres Faro por posible apropiación indebida y estafa

Los trabajadores de Talleres Faro, pequeña industria del metal instalada en la zona franca de Cádiz, presentaron ayer ante el juzgado una denuncia contra los propietarios de la empresa por si en su gestión hubieran incurrido en hechos que fueran constitutivos de delito de apropiación indebida y estafa. Los denunciados, Guillermo Rodríguez Aguirre y Julián Mora de la Rosa, han dejado pérdidas por más de 500 millones de pesetas y han solicitado suspensión de pagos.

Ambos se encuentran en paradero desconocido para la plantilla, unas 80 personas, que intentan mantener en marcha la actividad del taller, al que hasta ahora no habían faltado los pedidos. En este sentido, han conseguido de la Junta de Andalucía la apertura de un informe sobre la viabilidad de la empresa, con el fin de posibilitar la formación de una sociedad laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 24 de agosto de 1987.

Lo más visto en...

Top 50