Chaves considera que las diferencias con UGT no son dramáticas

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Manuel Chaves, se muestra optimista con vistas al reinicio de las conversaciones en el próximo mes de septiembre para conseguir una concertación social. En unas declaraciones realizadas ayer en Cádiz, ciudad en la que pasa sus vacaciones, insistió en que el acuerdo es bueno para el país, aunque no cree que haya que dramatizar si éste no llega a conseguirse.

En cualquier caso, es partidario de dejar en segundo plano la metodología a seguir para el consenso y dar prioridad al fondo de los posibles pactos.

La concertación es el instrumento idóneo, según el ministro de Trabajo, para conseguir los objetivos de una mayor protección social, más empleo para los jóvenes y mejorarla competitividad de nuestra economía en pleno proceso de incorporación a la Comunidad Europea.

En su opinión, "esta empresa sería más difícil de realizar sin concertación", pero rechaza toda dramatización por considerar que "cada uno tendrá que asumir su responsabilidad ante los ciudadanos, y el Gobierno desarrollaría, en cualquier caso, su política económica para conseguir los mismos objetivos".

Manuel Chaves admite que su experiencia como negociador desde 1979 en procesos de concertación anteriores en el papel de sindicalista le proporciona una valiosa experiencia para las conversaciones que están previstas en el próximo mes de septiembre.

En su opinión, por parte del Gobierno, además de la iniciativa personal seguida por el presidente, Felipe González, son necesarias su presencia, como titular de la cartera de Trabajo y Seguridad Social, y la del ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga.

Negociación tripartita

El equipo de Gobierno sigue manteniendo que el método más acertado de concertación es el tripartito y global durante tres años, pero "existe una postura abierta sobre este terna", y personalmente cree que el mejor sistema a elegir será aquel que "haga posible llegar al mayor consenso entre los interlocutores sociales y económicos".En cuanto a la polémica surgida en Andalucía y que ha enfrentado al presidente del Gobierno autónomo, José Rodríguez de la Borbolla, con la UGT por las críticas del primero a la actitud de Nicolás Redondo en el proceso de concertación, Chaves no le ha dado mayor importancia, calificándola de serpiente de verano, y "como tal, la discusión me parece falsa, falta de contenido e inútil".

El ministro de Trabajo y Seguridad Social añadió que una controversia de estas características no debe afectar a un proceso de concertación, "sobre todo, cuando éste ya está firmado, como es el caso del ejecutivo andaluz con la UGT".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de agosto de 1987.

Lo más visto en...

Top 50