Los Reyes regresaron a Madrid tras su visita a Hungría y Checoslovaquia

Los reyes Juan Carlos y Sofía concluyeron ayer su visita oficial de cinco días a Hungría y Checoslovaquia. Desde Praga, los Reyes viajaron en vuelo especial a Madrid, adonde llegaron sobre las 16.30. En el aeropuerto de Barajas fueron recibidos por el presidente del Gobierno, Felipe González.

La última jornada de los Reyes en Checoslovaquia comenzó con una visita a la fábrica de Aero-Vodochody, donde presenciaron una exhibición de acrobacia aérea. Desde allí, los Reyes regresaron a Praga para recibir a la colonia española en la embajada de nuestro país. La despedida oficial a los Reyes, según informa el enviado especial de EL PAÍS, Camilo Valdecantos, tuvo lugar en el castillo de Praga, donde se han alojado durante su estancia en Checoslovaquia, y desde allí se trasladaron al aeropuerto para emprender el regreso junto con la delegación oficial que les ha acompañado en la visita.Don Juan Carlos presenció la exhibición de acrobacia aérea del avión Albatros, un modelo de entrenamiento, según afirmaron en la factoría. Sorprendentemente, se permitió fotografiar el avión, aunque con serias restricciones, y no se autorizó a las cámaras de televisión para filmar el despegue, el aterrizaje o el vuelo. Se trata de un modelo que Checoslovaquia vende a distintos países y que es perfectamente conocido, por lo que se dedujo que las autoridades checoslovacas trataban de impedir que se distribuyesen imágenes del aeropuerto.

Encuentro emotivo

En la Embajada de España, don Juan Carlos y doña Sofía se encontraron con una treintena de españoles que componen la colonia, la mayor parte de ellos residentes en Checoslovaquia desde la guerra civil. Entre ellos se encontraba José Villanueva, de 76 años, que fue durante dos años, de 1947 a 1949, guardaespaldas de Dolores Ibárruri, La Pasionaria. Villanueva declaró que era vasco, pero que aborrecía los métodos de ETA, y no pudo contener las lágrimas al evocar la tragedia provocada por el atentado de Hipercor en Barcelona.El presidente checoslovaco, Gustav Husak, desayunó con el Rey fuera de todo protocolo previsto y le acompañó durante la exhibición aérea.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS