Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las medianerías de seis edificios irán decoradas con murales de jóvenes artistas

Seis jóvenes artistas de la ciudad han confeccionado los bocetos de los murales que próximamente cubrirán las medianerías de otros tantos edificios de Madrid, dentro de una operación ideada por la Concejalía de Cultura. En un principio se pensó que las obras hubieran estado terminadas en los últimos días de junio. El retraso de las cartas de aprobación de los presidentes de las tres compañías eléctricas de Madrid, que cubrirán los gastos de la operación junto con el Ayuntamiento, ha hecho que hasta mediados de agosto no se produzca la inauguración.

Los vecinos de los edificios seleccionados ya dieron hace tiempo el visto bueno a los bocetos presentados por los artistas. Ceesepe ha hecho para el número 7 de la calle del Rosario la adaptación de un original suyo que representa la iglesia de San Francisco el Grande (monumento junto al que se encuentra la medianería). Para un edificio de la plaza de San Juan de la Cruz, José Luis Tirado se ha centrado en un tema urbano con un gigante sobre superficies verdes y ventanas al fondo.El tema que había inspirado a Rodrigo para cubrir la medianería del número 16 de la calle de Alberto Aguilera era el que más reparos podía levantar entre los vecinos. "Al haber dibujado una topera, podía sentar mal a alguien; sin embargo, no ha sido así y los vecinos lo han aceptado muy bien", cuenta José Luis Zugasti, coordinador de los proyectos. García Revuelta ha diseñado grandes edificios abigarrados cruzados por pasarelas y autopistas para una de las entradas al Rastro, en San Millán, 5.

Taller de espadas

Una pintura de ensoñaciones ingenuas e infantiles realizada por Aroka decorará las dos pequeñas medianerías del edificio situado en la calle de Toledo, 92. Manuel Saiz, por último, es el autor del proyecto más innovador. Cuatro planchas de hierro serán tratadas sólo parcialmente con antioxidante para que la climatología saque óxidos al resto y el conjunto vaya modificándose con el tiempo. El número 79 de la ronda de Segovia será la ubicación de este proyecto, que viene a representar un taller artesanal de espadas. Cada artista ha cobrado 300.000 pesetas por el original.El edificio situado en Cristóbal Bordiú, 63, había sido seleccionado al principio en vez del de la calle de San Millán, pero la propietaria prefirió aceptar después una oferta para colocar una valla publicitaria en la medianería.

La operación cuesta en total 16 millones, que son cubiertos a partes iguales por el Ayuntamiento y por las tres compañías que abastecen de electricidad a la ciudad. A cambio, en los murales se colocará un eslogan que diga "La luz de Madrid". Una empresa se encargará de la restauración de las fachadas y dos muralistas realizarán las pinturas. "Ha sido una auténtica odisea encontrarles, porque no hay mucha gente especialista en esto. Al final, Gaspar, que hace los murales de las carteleras de los cines de Callao, pintará cuatro, y Atilano, los otros dos", explica Pepa Vera, encargada ole la organización de esta parte del proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de julio de 1987

Más información

  • Las tres compañías eléctricas madrileñas pagarán el proyecto