Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muerte de un estudiante por la policía reaviva las protestas en Seúl

El anuncio, en la mañana de ayer, del fallecimiento de un estudiante que se encontraba en estado de coma desde el pasado 9 de junio, víctima de una bomba de gas lacrimógeno lanzada por la policía, reactivó ayer la protesta estudiantil en el campus de la universidad de Yonsei, en Seúl, donde varios millares de jóvenes gritaron "abajo la dictadura militar". Se trata de la primera manifestación desde que el pasado miércoles el presidente Chun Doo Hwan confirmó la aceptación de medidas democratizadoras, incluida la elección presidencial directa y la liberación de los presos políticos.

Los líderes de la oposición, los dos Kim, Kim. Dae Jung y Kim Young Sam, coopresidentes del principal partido opositor, el Partido para la Reunificación Democrática (PRD), visitaron en la mañana de ayer a los familiares del estudiante fallecido, Lee Han Yol, de 20 años de edad. Frente al hospital había un piquete de unos 50 estudiantes sentados en señal de protesta por la muerte de su compañero. "Lee es un mártir que ha abierto la ruta hacia la democratización", dijo Kim Yung Sam, a la salida del hospital.

Por otra parte, el presidente del gubernamental Partido de la Justicia Democrática (PJD), Roh Tae Woo, promotor de las medidas democratizadoras, ha declarado en una entrevista que las fuerzas armadas surcoreanas aceptarían una eventual victoria de la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de julio de 1987