Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España ofrece créditos por importe de 120 millones de dólares a Venezuela

El Gobierno español ha ofrecido al de Venezuela préstamos por importe de 120 millones de dólares, más de 15.000 millones de pesetas, para atender los planes de ampliación de la industria venezolana del aluminio. En medio de las dificultades financieras de Venezuela, la propuesta española supone un soplo de esperanza en la búsqueda de nuevas ayudas crediticias.El secretario de Estado de Comercio, Miguel Ángel Fernández Ordáñez, presentó a las autoridades económicas venezolanas en su reciente visita a Caracas una oferta financiera de 100 millones de dólares a través de Fomento de Comercio Exterior (Focoex) para la empresa estatal Alcasa, y 20 millones de crédito blando, de Gobierno a Gobierno, para la Corporación Venezolana de Guayana (CVG).

Femández Ordóñez trató en Caracas el estado de las relaciones comerciales con Venezuela, que en 1986 fueron favorables a España, tendencia que continuará este año.

Además del tema del intercambio comercial y la oferta crediticia, Fernández Ordóñez solicitó al Gobierno venezolano levantar los aranceles que gravan la importación de libros españoles. Editores españoles presentes en el viaje plantearon su insatisfacción por las limitaciones impuestas al sector editorial.

El Gobierno venezolano adoptó una resolución que grava con un 30% las importaciones de libros y que recientemente modificó liberando del arancel a un cupo de 1.000 ejemplares de cada edición: extranjera, excluyendo a las revistas y periódicos.

En otro orden de cosas, la inflación se presenta ahora como el primer enemigo del Gobierno de Jaime Lusinchi. En los últimos 12 meses, el renglón de alimentos, bebidas y tabacos regiscó un aumento del 36%. A nivel global, el Banco Central venezolano asegura que en los primeros, cinco meses de 1987 los precios subieron un 14%, superando considerablemente la tasa de todo 1986, situada en el 11,5%. De seguir a este ritmo, las estimaciones oficiales, más bien moderadas, sitúan la inflación de 1987 en un 35%. Pero los vaticinios de economistas independientes hablan del 45%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de julio de 1987