Despedidos de Mercedes-Benz acuden al juicio en camilla

La demanda interpuesta por tres trabajadores de la factoría de Mercedes-Benz en Vitoria que fueron despedidos el pasado mes de mayo, quedó vista para sentencia tras una sesión de casi seis horas en la magistratura de la capital alavesa a la que dos de los sancionados, que han mantenido una huelga de hambre durante 32 días, asistieron en hamacas y bajo constante asistencia médica. Uno de los despedidos es miembro del comité de empresa.Ante la sede del juzgado laboral permanecieron durante la duración de la vista varios centenares de personas, y esporádicamente crearon consignas contra los despidos y a favor de los sancionados, destacados líderes sindicales, alaveses. La policía, que custodiaba la zona con un impresionante despliegue de vehículos, no llegó a intervenir.

Los representantes legales de los despedidos, media docena de abogados, insistieron en la necesidad de que las sanciones fueran declaradas radicalmente nulas. La empresa defendió los despidos, basados en faltas cometidas a su juicio por los tres trabajadores, y subrayó que no se trataba, de represalias por la participación de los encausados en protestas que tuvieron su origen en, el año 1976, cuando cinco personas murieron en Vitoria por disparos de la policía.

En el curso del juicio testificaron más de dos docenas de personas, convocadas por ambas partes en el conflicto; entre ellas, una representante de los trabajadores, de Mercedes-Benz en Sttudgar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS