Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yugoslavia reitera a Shevardnadze el no alineamiento de Belgrado

El ministro soviético de Exteriores, Edvard, Shevardnadze, concluyó ayer una visita a Belgrado y Dubrovnik, previa a la que en el curso de este año realizará Yugoslavia Mijail Gorbachov. Sus anfitriones le han hecho saber que no se van a revisar los postulados esenciales del no alineamiento yugoslavo, pero ha observado que tres decenios no han pasado en balde y que cabría una nueva declaración histórica.El líder soviético quiere incluir el capítulo yugoslavo en los aspectos internacionales de perestroika (reestructuración) superar las declaraciones de Belgrado (1955) y Moscú (1956 que son la base inamovible de reconciliación entre Yugoslavia y la Unión Soviética tras la muerte de Stalin.

En Yugoslavia se ha destacado la línea suave adoptada por Shevardnadze en las cuestiones internacionales y se han acogido con satisfacción sus afirmaciones sobre una solución para Afganistán o sobre una Europa libre de misiles nucleares.

El ministro soviético tomó nota de los resultados de la reciente conferencia de Brioni, en la que los ministros de Asuntos Exteriores de los 10 países no alineados del Mediterráneo recordaron la dimensión europea, económica y geoestratégica, de Mare Nóstrum.

El Ministerio español de Asuntos Exteriores, entre otra cancillerías comunitarias, se ha puesto en contacto con el yugoslavo para estudiar la forma de acercar más las dos orillas de este mar.

Belgrado quiere también entrar en una nueva etapa de cooperación económica con la URSS, su socio económico clave, y formar en el futuro empresas mixtas, incrementar el intercambio de tecnología de punta y cooperar de cara a países terceros.

Los soviéticos quieren celebrar en Moscú, en noviembre con motivo del 702 aniversario de la Revolución de Octubre, un conferencia de representantes d los partidos comunistas de todo el mundo. Los yugoslavos sólo aceptarían asistir a este encuentro si son invitados todos los partidos progresistas, desde el centro izquierda hasta la extrema izquierda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de junio de 1987