Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL RESULTADO DE LAS ELECCIONES

Herri Batasuna mantiene la incógnita sobre su participación en las diputaciones vascas

, Las negociaciones entre partidos vascos apenas han comenzado, a la espera de que Herri Batasuna (HB) confirme su presencia o su ausencia de las instituciones provinciales, que puede modificar las mayorías necesarias para formar equipos de gobierno estables en las diputaciones. El Centro Democrático y Social (CDS), con sólo tres escaños, es el árbitro de la situación en las Juntas Generales (Parlamento provincial) de Álava, provincia donde se sitúa la mayor incógnita sobre los pactos para gobernar las diputaciones vascas. El CDS desempeña el mismo papel decisivo para la formación del Gobierno de Navarra.

En Guipúzcoa se perfila un acuerdo entre Eusko Alkartasuna (EA) y Euskadiko Ezkerra (EE), sin mayores dificultades si Herri Batasuna no ocupa sus escaños, y en Vizcaya que da por aclarar la fórmula de re parto del poder entre el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE). Los líderes de estas dos formaciones, Xabier Arzalluz y Txiki Benegas, almorzaron juntos el pasado miércoles en Bilbao para dialogar sobre la situación.Los tres representantes del CDS tienen la llave del pacto que permitiría a los dos partidos del Gobierno autónomo trasladar a la Diputación de Álava un acuerdo similar. Sumados a los 11 junteros del PSE-PSOE y a los 10 del PNV permitirían formar un Ejecutivo estable a espaldas de EA, cuya candidatura fue la más votada. Este partido propone un acuerdo amplio, al menos con las tres principales fuerzas, que haría posible a su candidato Patxi Ormazábal, acceder a la presidencia de la Diputación.

Lo que suceda en Álava puede infligir en Vizcaya, moderando las exigencias socialistas. En esta provincia los dos partidos del Gobierno autónomo están condenados a entenderse, pero discrepan sobre la fórmula. El peneuvista José Alberto Pradera, aspirante a la presidencia de la Diputación, se ha pronunciado por un "pacto de legislatura" con los socialistas. Este acuerdo le garantizaría una cómoda mayoría sin compartir el poder. El PSE-PSOE de Vizcaya aspira, en cambio, a que el acuerdo distribuya los puestos de responsabilidad a partes iguales, cediendo la presidencia del Gobierno provincial al PNV como partido más votado.

Acuerdo global

Eusko Alkartasuna, que tras el escrutinio definitivo cuenta con un escaño más en Guipúzcoa en detrimento del PNV y suma 16, tiene al alcance de la mano en esta provincia una mayoría suficiente, siempre en ausencia de HB, con la colaboración de los cinco representantes de Euskadiko Ezkerra. Ambas formaciones se declaran dispuestas a negociar un acuerdo global sobre la base de un programa, que se extendería a ayuntamientos y diputaciones y permitiría a EE, por primera vez, compartir áreas de poder significativas.

Por su parte, el portavoz del Gobierno autónomo, Joseba Arregui, declaró el pasado miércoles que el resultado de las elecciones no debe influir en el pacto de coalición entre socialistas y peneuvistas. Arregui dijo que el Ejecutivo ha analizado en su reunión del martes el balance de las elecciones y ha constatado la pérdida de votos de ambos partidos, aunque no considera que sea debido al pacto de Gobierno, informa .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1987

Más información

  • EA y Euskadiko Ezkerra pactarán probablemente en Guipúzcoa y el CDS decidirá el control de Álava