Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julio Feo, espectador en Atenas.

Julio Feo, el hombre de confianza del presidente del Gobierno, se encuentra de vacaciones en Atenas (Grecia) presenciando el Eurobasket 87, sin esperar a la publicación en el BOE de su anunciado cese como secretario general de la Presidencia. Feo y Eduardo Serra, el otro alto cargo que ha anunciado, también antes de las elecciones, su dimisión como secretario de Estado de Defensa, abandonan sus puestos convencidos de que sin una vinculación más estrecha con el PSOE tienen escasas perspectivas de promoción en sus respectivas carreras públicas. El Gobierno considera que tanto Feo como Serra son "fácilmente sustituibles" y niega que ambas dimisiones impliquen una crisis política. Ambos alegan cansancio y aburrimiento como razones esenciales de sus respectivas renuncias, a lo que hay que sumar la nostalgia de la libertad personal, el anonimato y la posibilidad de mayores ingresos económicos, según sus amigos y colaboradores. Páginas 20 y 21

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de junio de 1987