Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MAGNICIDIO EN LÍBANO

Siria acusa directamente a Israel

J. V. A Siria no le cabe la menor duda de que las manos que colocaron en Trípoli la bomba bajo el asiento de Rachid Karame están dirigidas y pagadas por Israel. La agencia oficial siria, Sana, imputó inmediatamente el "terrible acto criminal" a "agentes israelíes". El objetivo de esa acción sería, según los dirigentes de Damasco, contribuir a mantener el caos en Líbano, país en cuya permanente inestabilidad está interesado Israel.

El Gobierno sirio estaba reunido cuando se produjo el asesinato de Karame. Según Sana, los dirigentes sirios recibieron la noticia con "profunda emoción y pena". El atentado va directamente dirigido contra sus intereses en el país de los cedros. Karame era un nacionalista árabe que respetaba a Hafez el Asad y creía que la única solución para Líbano era la paz siria.

Mientras que la presencia militar siria en Líbano no ha sido condenada nunca por las Naciones Unidas, una resolución del Consejo de Seguridad exige la retirada total israelí. Israel controla una importante parcela meridional de territorio libanés, la llamada zona de seguridad, que le sirve de parapeto contra los intentos de infiltración guerrillera de combatientes palestinos o del grupo integrista shií Hezbolá (Partido de Dios).

Isaac Shamir, primer ministro israelí y dirigente del derechista Likud, no expresó ayer la menor emoción ante la dramática muerte de su colega libanés. Preguntado en Jerusalén por los numerosos enviados especiales llegados a la ciudad para cubrir el 20º aniversario de la Guerra de los Seis Días, Shamir se despachó con: "Eso forma parte de la realidad libanesa y no tiene ninguna influencia aquí".

El atentado, que fue deplorado por Egipto, es considerado por la URSS como "un asesinato político premeditado que agravará la situación interna". [El Gobierno español condenó anoche el asesinato de Karame y reiteró su apoyo a la resolución 425 de la ONU para la salvaguardia de la integridad de Líbano, informa Europa Press.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 1987