Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España prohibirá las inversiones en Suráfrica

El Consejo de Ministros aprobará, el próximo viernes casi con toda seguridad, un real decreto por el que quedarán prohibidas las inversiones directas españolas en la República de Suráfrica, para adecuar la legislación española a la decisión de la Comunidad Europea para presionar al régimen racista de aquel país. Tanto las relaciones comerciales entre los dos países como las específicas de inversiones directas son poco importantes.El decreto que aprobará el Consejo de Ministros establece la prohibición de cualquier inversión directa de España en Suráfrica, salvo en el caso de que se trate de inversiones realizadas con el fin de mantener el nivel de una actividad económica existente o que resulten de la ejecución de contratos celebrados antes de la entrada en vigor de ese decreto, o que se traten de inversiones en el ámbito de la formación, la salud y el bienestar de la República de Suráfrica que se efectúen de acuerdo con las medidas positivas que vienen siendo aplicadas por la CE o sus Estados miembros, y siempre que no tengan como efecto el sostenimiento directo o indirecto del régimen de apartheid.

En cualquier caso, la autorización de estas inversiones deberá contar con un informe del Ministerio de Asuntos Exteriores, que tendrá carácter vinculante. La decisión española es consecuencia directa de la decisión del Consejo de Ministros de la CE, celebrado en septiembre de 1986, y por el que se decidió actuar en este sentido. La mayor parte de los países miembros de la Comunidad ya han anunciado medidas de este tipo, pero aún queda por hacerlo el Reino Unido, el que más claramente podría influir en una evolución en el régimen político de Suráfrica.

Fuentes de la Secretaría de Estado de Comercio, cuyo titular es Miguel Ángel Fernández Ordóñez, declararon que la decisión tendrá escasas repercusiones, dados los intercambios que se mantienen con Suráfrica. La balanza comercial de España ha sido tradicionalmente deficitaria con el país africano, y la depreciación de su moneda no ha hecho sino acrecentar este déficit.

Las inversiones españolas están concentradas en las actividades que desarrolla Pescanova, a través de una empresa mixta -en la que el 40% pertenece a la empresa española, otro 40% a intereses surafricanos y el 20% a inversores holandeses-, aunque la claúsula de que podrán autorizarse nuevas inversiones para mantenar otras ya existentes puede ser una válvula a la que se acoja esta empresa.

El acuerdo pesquero existente entre España y Suráfrica, con vigencia hasta 1989, facilita que unos 3.000 españoles trabajan, directa o indirectamente, de esta actividad concreta. Aparte de este sector, la compañía Iberia mantiene una delegación con 25 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 1987