Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esperanza para los calvos

La alopecia androgénica, calvicie común en, los hombres, puede tener remedio mediante su tratamiento con minoxidil, un producto cuya viabilidad se viene ensayando desde hace más de una década.Según informó el doctor Richard Devillez, de los laboratorios UpJohn de EE UU, un 40% de un total de 1.833 varones que padecían alopecia androgénica consiguieron detener la caída del cabello e incluso, en grado variable, el crecimiento del mismo tras ser tratados con minoxidil tópico al 2-3% durante 12 meses. Los mejores resultados se obtuvieron con pacientes que reunían las siguientes características: a) edad inferior a 35 años; b) diámetro del área de la alopecia inferior a cinco centímetros, y c) desarrollo de la enfermedad durante menos de cinco años. El estudio se realizó en 27 centros diferentes de EE UU.

Estos datos fueron puestos de manifiesto en el transcurso de un simposio sobre la alopecia androgénica celebrado en Madrid dentro del programa del XI Congreso Iberolatinoamericano de Dermatología. La alopecia androgénica afecta fundamentalmente a varones en edades posteriores a la pubertad. Se piensa que es un problema de sensibilidad de los receptores capilares a los andrógenos y provoca una pérdida de cabello progresiva que se inicia frecuentemente en la zona frontal o en los vértices o vertex. También se conoce como alopecia seborreica, porque se acompaña con seborrea. En la mujer aparece muy raramente y puede ser tratado con un antiandrogénico como el acetato de ciproterona.

Efectos secundarios

La administración del minoxidil es tópica, ya que por vía oral puede tener efectos hipotensores. Su principal inconveniente es que debe ser aplicado de forma continuada, y al menos dos veces al día durante el tratamiento inicial, y una vez diaria de por vida para su mantenimiento. El tratamiento de choque dura unos 12 meses y empieza a mostrar sus primeros efectos entre los tres y seis meses. Los efectos secundarios se reducen a reacciones locales, como escozor, enrojecimiento e incluso eczema, aunque también pueden producirse cefaleas. La administración y el tratamiento deben ser determinados por un médico.El producto se encuentra ya comercializado en varios países (Canadá, Francia, Bélgica e Irlanda entre ellos) y a la espera de autorización en muchos otros, como España y EE UU. Se desconoce aún el coste que el tratamiento podría tener en nuestro país.

El descubrimiento de los efectos del minoxidil sobre la calvicie fue casual. El producto se encontraba en proceso experimental para el tratamiento, por vía oral, de la hipertensión arterial y se comprobó que los pacientes tratados presentaban un notable aumento del vello corporal y del cuero cabelludo proporcional a la dosis y duración del tratamiento. Desde entonces se han realizado pruebas en todo el mundo para llegar a determinar el mecanismo de actuación del producto y contrastar sus resultados de forma rigurosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de mayo de 1987