Los liberales presionarán para buscar el apoyo de Bonn a la 'opción cero'

El Partido Liberal (FDP), el gran vencedor de las elecciones celebradas el domingo en los Estados federados de Renania-Palatinado y Hamburgo, anunció ayer mayor presión en la coalición con la Unión Cristiana Democrática (CDU) para imponer "criterios liberales" a la política del Gobierno federal. El presidente del FDP, el ministro de Economía, Martin Bangemann, manifestó ayer que espera que, en la política de desarme, la CDU se acerque a la posición de su partido, favorable a la solución cero o eliminación total de los misiles de medio alcance de Europa.

Los liberales lograron el pasado domingo entrar en los Parlamentos de Renania-Pal atinado y Hamburgo, de los que ha estado ausente las dos últimas legislaturas. En Renania-Palatinado, la CDU perdió cerca de siete puntos respecto a su resultado de hace cuatro años y la mayoría absoluta, por lo que debe aliarse al FDP.

Aliado imprescindible

También en Hamburgo, el FDP se convirtió en aliado imprescindible para lograr una mayoría de gobierno, esta vez con el Partido Social Demócrata (SPD), que reforzó su posición como primer partido en la ciudad estado. La previsible coalición entre el SPD y el FDP en Hamburgo será la primera entre estos dos partidos desde que se rompió la coalición federal en 1982. Aunque ayer Bangemann reiteró el compromiso del FDP para con la coalición con la CDU en Bonn, la apertura de un nuevo capítulo de cooperación entre socialdemócratas y liberales, tras un paréntesis de cinco años, el continuo reforzamiento de los liberales y la fuerte pérdida de votos de la CDU suponen un cambio cualitativo de la situación política en la RFA.Tanto en el partido liberal como en la CDU se reconoce abiertamente que el éxito de FDP y las graves pérdidas de la CDU se deben en gran parte al debate interno de la coalición sobre el desarme. Renania-Palatinado es el Estado federado con mayor presencia militar de toda la RFA y cuenta con el mayor número de instalaciones militares, incluidos los depósitos de misiles nucleares. Con el ministro de Asuntos Exteriores como su gran "motor electoral", el FDP, firme partidario de la eliminación de todos los misiles de medio alcance, se ha hecho con casi cuatro puntos de los siete perdidos por la CDU, en cuya dirección han destacado últimamente los adversarios del desarme nuclear en los términos presentados por la Unión Soviética. Genscher y su partido fueron una vez más, como ya sucedió en las elecciones federales del 25 de enero, los grandes beneficiados por las posturas obstruccionistas de la CDU en desarme.

En la CDU, se hizo ayer patente un fuerte malestar por los resultados y comenzó el intercambio de acusaciones.

El secretario general, Heiner Geissler, manifestó que "está claro que las elecciones se ganan o pierden en el centro", en alusiones claras al jefe del grupo parlamentario democristiano, Alfred Dregger, del ala ultraconservadora, que ha protagonizado una cruzada particular en contra del desarme nuclear. También las sugerencias de miembros de la CDU de favorecer un rearme con el despliegue de nuevos misiles de corto alcance han provocado el rechazo del electorado.

El canciller federal Helmut Kohl reconoció ayer el papel jugado por esta polémica en la conducta electoral. No obstante, el Gobierno no ha salido aún del dilema que la creó, la aceptación por parte de la Unión Soviética de la propuesta occidental de eliminación total de los misiles de medio alcance. La condición puesta el pasado viernes por Kohl, la eliminación de todos los misiles, no ha hecho sino aumentar la ya considerable confusión existente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de mayo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50