Desbloqueado el puerto de Algeciras al comprometerse el Gobierno a negociar el conflicto de los barcos en venta

Los marinos de la Sociedad de Gestión de Buques, que desde la madrugada del jueves mantenían cerrado con dos barcos el puerto de Algeciras (Cádiz), levantaron el bloqueo a las 15.30, después de que el Gobierno prometiese verbalmente negociar el futuro de esta sociedad, que gestiona 57 buques embargados por el Banco de Crédito Industrial, la mayoría de los cuales se disponía a vender, lo que habría supuesto el desempleo de sus tripulantes. Así lo afirmó UGT, inspiradora de la huelga. Siete miembros de este comité fueron puestos en libertad tras prestar declaración en el juzgado.([Un portavoz de la Secretaría Federal de Marina Mercante de UGT manifestó que una gestión del presidente del Gobierno, Felipe González, permitió el desbloqueo. Según estas fuentes, González aseguró que abriría una negociación con la SGB para revisar la venta de buques de esta compañía estatal a firmas norteamericanas, informa Efe].

Más información

El bloqueo del puerto supuso en principio el aislamiento de la ciudad de Ceuta, aunque el tráfico de pasajeros se había restablecido en la mañana de ayer por el puerto gaditano de Tarifa, mediante el barco Baleares.

Los representantes de UGT manifestaron, tras el desbloqueo del puerto, que a las dos de la tarde se había recibido un mensaje verbal del Gobierno prometiendo que se negociará a partir de la semana próxima el futuro de la Sociedad de Buques, y exigiendo a cambio el inmediato fin de la medida de presión, lo que fue aceptado por las respectivas tripulaciones de los buques Cimadevilla y Burgos, reunidas en asambleas. A las 13.45 horas, el primero de los barcos citados iniciaba la maniobra para volver a fondear en la bahía de Algeciras, fuera del puerto, y media hora después se restablecía el tráfico con la entrada de los buques Woord Lynx y Navicon. Poco después salían el Ibn Batuta, con destino a Tánger, y el Ciudad de Algeciras, con destino a Ceuta.

La versión de las autoridades portuarias de Algeciras afirma, sin embargo, que no se produjo ningún tipo de negociación, sino que, por el contrario, los capitanes de ambos buques aceptaron levantar el bloqueo una vez que recibieron un mensaje de la Comandancia de Marina y de la junta del puerto en el que se les hacía responsables de los daños que se estaban produciendo, incluidos los económicos, y se les conminaba a apartar los barcos. Según esta versión, a los pocos minutos los capitanes respondieron que se cumpliría la exigencia. El presidente de la junta del puerto, Ambrosio Calzada, indicó que se aplicará la legislación vigente con todo rigor.

No obstante, es el comité de huelga el que de hecho asume la responsabilidad, ya que los capitanes fueron eximidos de la misma por las tripulaciones, aunque sin llegar a apartarlos formalmente del mando, porque ello habría supuesto un motín.

Siete miembros del comité de huelga desembarcaron poco después de las cinco de la tarde y, tras ser identificados por la Guardia Civil, fueron conducidos a la Comandancia de Marina, para presentar allí su declaración sobre los hechos. Posteriormente, José Montero, Juan Jurjo y Esteban Bayolo -todos ellos miembros de UGT prestaron declaración en el juzgado número 3 de Algeciras, junto a los otros cuatro marinos, siendo puestos en libertad a las pocas horas.

La normalidad en el puerto no se restablecerá hasta dentro de tres o cuatro días, según las autoridades portuarias, debido al atasco producido por el bloqueo. El puerto amaneció ayer en la misma situación que el jueves, y con una decena de buques esperando ya fondeados en la bahía a que se desbloquease la situación. El tráfico de pasajeros se restableció con Ceuta mediante el buque Baleares, que operó desde el puerto de Tarifa.

Los marinos mercantes, pese al levantamiento del bloqueo, mantienen la huelga iniciada el mes pasado con el objetivo de negociar con la Administración que se constituya una sociedad pública para la gestión de estos buques. UGT cree que existe descoordinación en la Administración, y acusa al Banco de Crédito Industrial de tener una visión del problema meramente contable. Según el sindicato, en estos días se habían iniciado gestiones para vender buena parte de los buques a un consorcio norteamericano por 8.000 millones, lo que, según UGT, es un precio irrisorio. La venta habría supuesto la desaparición de unos 2.000 puestos de trabajo.

Hasta que se produjo el bloqueo, las autoridades sopesaron la posibilidad de emplear medidas de fuerza diversas, tales como cortar las cadenas de las anclas de los buques o el cable sumergido que las unía para cerrar el puerto, o emplear un remolcador de gran potencia, el Puerte Mayor, para arrastrar los barcos que tapaban la bocana.

Sin embargo, estas medidas estuvieron lejos de ser aplicadas a causa de su peligrosidad y dificultad, así como por el temor a que los marinos tomasen medidas desesperadas, como, por ejemplo, abrir los grifos de fondo, con lo que los barcos se irían a pique en pocos minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de mayo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50