Un militar toma Fiyi al grito de "Sentaos; esto es un golpe"

El teniente coronel Sitiveni Rabuka, al mando de 10 soldados armados, tomó ayer el control del archipiélago de Fiyi (en el Pacífico sur), arrestó a los miembros del anterior Gobierno y anunció la convocatoria de nuevas elecciones. Rabuka, tercero en la línea de mando del Ejército, aprovechó una reunión del Parlamento en la que también estaba presente el Gobierno en pleno para tomar el poder, al grito de "Sentaos todos; esto es un golpe de Estado". El golpe, el primero ocurrido en esta ex colonia británica en sus 17 años de independencia, fue condenado por los principales Gobiernos de la región.

Rabtika, un fornido militar de 38 años, condecorado por la reina Isabel II de Inglaterra, acudió a una sesión del Parlamento, se sentó entre el público y esperó media hora a que irrumpieran sus soldados, armados y enmascarados. En ese momento se levantó, pidió calma y anunció que estaba dando un golpe, según relató un corresponsal de la agencia de noticias de Nueva Zelanda que estaba presente en la sala.El Gobierno derrocado, encabezado por el laborista Timoci Bavadra, que obtuvo el triunfo en las elecciones el 21 de abril, había anunciado un giro de su país hacia el no alineamiento y la desnuclearización. Bavadra, melanesio, formó un Gobierno con amplia mayoría de ministros de origen indio, lo que había provocado protestas de grupos indígenas melanesios, que deseaban participar también en el Gobierno. Los indios representan el 48,6% de los 714.000 fiyianos, mientras que los melanesios son el 46%.

Tras el golpe, Rabuka, que se autonombró nuevo Gobernador General, explicó a los periodistas que decidió dar el golpe debido a que el Gobierno se disponía a reprimir militarmente las protestas de los melanesios. "No queríamos que los soldados actuaran contra su propio pueblo", dijo Rabuka. Un portavoz oficial anunció que el jefe del Gobierno y los 26 ministros detenidos serán liberados cuando el nuevo Gobierno sea reconocido oficialmente. El Gobernador General, sir Panaia Ganilau, desautorizó al nuevo Gobierno mediante un mensaje radiado y conminó a los militares a respetar la ley.

Los Gobiernos de Nueva Zelanda, Australia, el Reino Unido y Francia rechazaron de inmediato el golpe. La reina Isabel II es constitucionalmente la jefa del Estado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS