Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DOS TEMAS POLÉMICOS EN EL CONGRESO

El eslabón perdido

El presidente en funciones de la comisión de Justicia e Interior, el socialista Ángel Luna, pasó ayer uno de los peores momentos de su vida parlamentaria cuando una decisión suya -asumir la incomparecencia del director general de la Guardia Civil, Luis Roldán- fue protestada durante más de una hora por los portavoces de la oposición, a excepción de los diputados de Alianza Popular, que no hicieron acto de presencia.Carlos Sanjuán, titular de la citada comisión, telefoneó asegurando que problemas de vuelo entre Málaga y Madrid le impedían presidir la comisión, cuestión que vino a complicar y a enrarecer aún más el suceso relativo a la incomparecencia del director general de la Guardia Civil y la tardanza de los documentos presentados en el registro en llegar a la comisión correspondiente para conocimiento, de los portavoces.

Roldán no iba a estar

Ángel Luna comenzó mal, a juicio de la oposición, impidiendo que al inicio de la comisión se discutiera el cambio en el orden del día. Ese cambio no era sino que Luis Roldán no iba a estar. El ministro del Interior, José Barrionuevo, que compareció para dar respuesta a dos preguntas, tenía mucha prisa, después iba al Senado, y Luna no dudó en dar prioridad a José Barrionuevo y luego, ya sin ministro, hablar de las cosas de casa.

"Mi más enérgica protesta", fue el comienzo invariable de Modesto Fraile (PDP), Josep María Trías de Bes (Minoría Catalana), León Buil (CDS) y Nicolás Sartorius (Izquierda Unida). Este último terminó por reirse ante la persistencia de Luna de referirse al "presunto vídeo" del que no sabía nada. No hubo manera de aclarar qué eslabón había fallado para que el escrito de Alianza Popular hubiera estado en el registro entre los días 8 y 11 y no se hubiera tenido conocimiento de él ni modificado el orden del día. "Si hubiéramos sabido que Alianza Popular retiraba la petición cualquiera de nosotros hubiéramos pedido la comparecencia de Roldán", se quejaban. Los argumentos se repetían.

"El presidente del Congreso dice al mediodía que no sabe si la comisión acordará que Roldán venga y resulta que el Gobierno tiene la certeza de que no va a venir hace tiempo" (Modesto Fraile); "Virgilio Zapatero pone un télex a Roldán para que no venga mucho antes de que la comisión lo decida" (Trías de Bes); "el director general no viene, el vídeo no se ve y resulta que los diputados hemos violado el reglamento", dijo Sartorius sorprendido por la regañina reglamentista del diputado del PSOE Carlos Navarrete, sobre cuáles son las competencias de la Mesa de las comisiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de mayo de 1987