Los actuales polígonos no guardan las normas de seguridad

Los actuales campos de tiro del Ejército del Aire en España -los de las Bardenas Reales, en Navarra, y Caudé, en Teruel- no tienen las medidas mínimas de seguridad para que los aviones efectúen sobre el propio polígono, antes y después de los disparos, todas las maniobras que revisten cierto peligro. Una norma de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos (USAF) adoptada y asumida por el Ejército del Aire español en 1982 indica que un polígono debe tener al menos 18 kilómetros de largo por 9 de ancho (unas 16.000 hectáreas), pero el de las Bardenas Reales tiene 2.297 hectáreas y el de Caudé sólo 893.Con las medidas propuestas por la USAF, el avión efectúa las maniobras de descenso, retirada de seguros de las bombas, disparos y ascenso en el interior del polígono de tiro. Los vuelos a muy baja altura antes y después del tiro suelen efectuarse en un área de 10 kilómetros de largo por 5 de ancho. En el caso de las Bardenas los aviones sobrevuelan poblaciones a muy baja altura, y en el caso de Caudé hay un pueblo a sólo tres kilómetros del campo de tiro.

Más información

En un informe del Ministerio de Defensa elaborado en 1983 se dice que Cabañeros será "el polígono de tiro más seguro de Europa". El pueblo más cercano, Alcoba de los Montes, está a nueve kilómetros.

Sólo entre 1970 y 1980, sobre el campo de las Bardenas se realizaron 238.640 ejercicios de tiro (59.000 los hicieron aviones estadounidenses) y se arrojaron más de 400.000 bombas. En esa década hubo 70 accidentes.

Ventaja económica

Para el Ejército del Aire, la mayor ventaja económica de Cabañeros es su equidistancia a las bases aéreas: 145 kilómetros a Torrejón, 210 a Talavera la Real, 225 a Albacete, 265 a Morón, 345 a Manises y 385 a Zaragoza. Ahora, un avión de Jalavera tiene que pasar cuatro o cinco días en la base de Zaragoza (a 580 kilómetros) para entrenarse en las Bardenas, mientras para realizar ejercicios en Cabañeros, según las fuentes militares, no sería necesario hacer escalas o usar bases intermedias.

De las 16.579 hectáreas de Cabañeros que desea utilizar el Ejército del Aire, 0,6 hectáreas serían empleadas para situar los blancos para disparos de bombas, y una hectárea sería utilizada para el entrenamiento de tiro con ametralladora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de mayo de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50