Tribuna:EL OMBUDSMANTribuna
i

Información discutible sobre los programas deportivos de TVE-Cataluña

Últimos acontecimientos deportivos que TVE no ofreció en directo provocaron una serie de quejas de telespectadores, quejas que recogía en un amplio reportaje Luis Gómez, el pasado lunes día 16 de marzo, analizando las causas de estas omisiones. El redactor titulaba su artículo: Las transmisiones deportivas de TVE se distancian de los criterios periodísticos. Desde Sant Cugat del Vallés (Barcelona) escribe "Martí Perarnau, cap d'Esports, jefe de Deportes de TVE-Catalunya", para realizar amplias puntualizaciones que nos vemos obligados a resumir. Discrepa de Luis Gómez, considera que las afirmaciones del citado artículo son subjetivas y discutibles, y después de señalar los acontecimientos que habrá transmitido en 1987 TVE, menciona tres hechos que él considera errores y sobre los que "no se puede opinar".Según informaba EL PAÍS, TVE-Cataluña había creado el programa Estudi estadi para competir los domingos por la mañana con una emisión "idéntica" de TV-3 llamada Esports en acció. Martí Perarnau puntualiza que TVE-Cataluña emite deporte en catalán los domingos por la mañana, en la segunda cadena, desde hace seis años, mucho antes de que se creara TV-3. Hasta este año, dicho programa se llamaba Miramar esportiu, título que fue sustituido el pasado 18 de enero por el de Estudi estadi al pasar Estudio estadio (realizado en Madrid) de la primera a la segunda cadena, y "difícilmente puede querer competir TVE-Cataluña los domingos contra un programa de TV-3 que se emite los sábados por la tarde", y añade Perarnau: "La audiencia de TVE-Catalunya los domingos por la mañana ronda el 20% contra el 2% de TV-3 en esa franja horaria".

Luis Gómez se refería en su informe a que TVE compró los derechos de la raqueta de los diamantes y aunque nunca lo ofreció sí impidió que los transmitiera TV-3. Perarnau lo desmiente y comenta: "Laniento que Luis Gómez se haya distanciado tanto de los criterios periodísticos básicos, esos que obligan a cualquier profesional a comprobar las noticias y a no perjudicar a terceros escribiendo falsedades". Por último, en relación con los presupuestos de Estadio 2, que se citaba en EL PAÍS como un programa con alto presupuesto y en el que se aseguraba que se habían contratado redactores con pluses de hasta 100.000 pesetas, el responsable nos informa: "Este programa es uno de los más bajos de Televisión. En concreto, la hora de emisión cuesta menos de 300.000 pesetas, incluidos los sueldos de los redactores. ( ... ) Desgraciadamente, los redactores de Estadio 2 perciben 100.000 pesetas mensuales como salario y ni una sola peseta como plus".

Ante las críticas a su informe, Luis Gómez nos envía una justificación prolija que concretamos. Afirma que los datos proporcionados a los lectores los consiguió en una amplia entrevista con Luis Sánchez Enciso, responsable del área de retransmisiones deportivas de TVE, "en la que el propio Enciso se quejó de que TVE se viera obligada, por una serie de contratos, a no poder valerse de criterios exclusivamente periodísficos". Cita Gómez a otros cargos deportivos de TVE que han señalado que la idea de crear un programa llamado Estudio estadi para Cataluña obedecía a una idea de competencia con el mercado catalán cuyo único competidor posible es TV-3. Reconoce el redactor de EL PAÍS que el tema de la raqueta de los diamantes lo supo a través de una queja formulada por Jaume Massó, jefe de Deportes de TV-3, y que no confirmó este dato con TVE.

Por último, se refiere al coste del programa: "Me sorprende que Martí Perarnau cifre en 300.000 pesetas el gasto por hora de emisión, cuando el responsable del área, Sánchez Enciso, manifestó que una retransmisión tiene un coste medio de siete millones. Estudio 2 se nutre de retransmisiones y suele alternar más de una en la misma hora". En cuanto a los pluses de 100.000 pesetas, Luis Gómez confiesa que, si bien se lo mencionaron como ejemplo, "ni busqué al redactor en cuestión ni pedí su nómina, aunque este dato fue confirmado con algunos redactores de Barcelona".

Paneles callejeros

En un reportaje de la sección Madrid, Carlos Fresneda informaba el pasado 21 de febrero de las deficiencias técnicas y estéticas de los paneles informativos dinámicos, instalados hace más de un año en el centro de Madrid; deficiencias señaladas en un estudio interno municipal donde se señalaban asimismo la ubicación de las pantallas, los contenidos informativos y la desproporción de éstos con la publicidad que, según el informe, "se come los contenidos de la comunicación institucional".

El presidente ejecutivo de la empresa Planigrama, Juan Manuel de la Huerta, que obtuvo la concesión de las pantallas, no está de acuerdo con este informe y entre otras consideraciones señala: "El estudio interno municipal ¿es un estudio o más bien una opinión personal? La eficacia de los contenidos informativos es de la exclusiva competencia del Ayuntamiento. He echado de menos en el artículo mis manifestaciones sobre qué piensa el público, consumidores, peatones, clientes, etcétera, sobre dichos contenidos y sobre cuál fue nuestra propuesta oficial al respecto. No encuentro en el artículo cuáles son las deficiencias técnicas en cuestión. Puedo asegurar que el tiempo medio entre fallos (MTBF) es óptimo".

El artículo está compensado porque aparecen las opiniones del Ayuntamiento, la oposición y la empresa interesada. El estudio interno municipal existe, según ha podido comprobar el ombudsman, quien conoce la fuente municipal que lo hizo llegar a la sección de local. El reportaje, sin embargo, sufrió algunos recortes por falta de espacio, según reconoce Fresneda, redactor en prácticas del periódico: "La opinión de Planigrama queda bien clara en las 20 líneas que se le han dedicado; tuve que suprimir algunos párrafos con otras opiniones de Huerta. Las deficiencas técnicas no las señalo porque son de diricil comprensión, aunque reconozco que quizá debí especificar que el sistema no admite los días 31 como fecha de planificación de programas, fallos en la transferencia a determinados paneles, fallo en un sistema de detección en uno de los dispositivos de lectura y escritura de discos blandos... Insisto en que tenía más opiniones y no pude incluirlas por razones de espacio".

Efectivamente, la entrevista con Juan Manuel de la Huerta fue más amplia, y al término de ella el presidente ejecutivo de Planigrama intentó regalar un reloj digital al periodista, que el redactor en prácticas no aceptó.

A vueltas con el cántabro

En la columna del ombudsman del pasado 15 de marzo el catedrático Waldo Merino nos proporcionaba sus argumentos sobre el uso del nombre de Cantabria para designar a la antigua provincia de Santander, basado en la menor extensión territorial de la actual región con respecto a sus límites clásicos.

En contestación al profesor Merino, nos escribe el doctor en Filología Hispánica Luis Carlos López Portilla, del departamento de Lengua y Literatura de Español y Portugués de la facultad de Nueva York: "Permítame que en mi respuesta le cite a una de las mayores autoridades de la España antigua: 'Por el Este, el límite con los várdulos era el río Nervión de Bilbao. Por el Oeste, el límite con los astures era el Salia, actual Sella. Estos límites no han de tenerse como fijos. En líneas generales, ocupaban toda la provincia de Santander, el oeste de la de Vizcaya, el este de la de Oviedo y el norte de las de Burgos y Palencia', según afirma el eminente historiador A. García y Bellido (véase el Diccionario de historia de España. Artículo Cántabros. Madrid. Revista de Occidente, segunda edición. 1968. página 663)".

El profesor López Portilla concluye su respuesta: "Como consecuencia de las guerras cántabras contra Roma, estos confines, qué duda cabe, se redujeron -igualmente los límites actuales de Asturias y Galicia son más exiguos que en la antigüedad-, lo cual no es obstáculo para que el territorio actual de Cantabria constituya el núcleo histórico fundamental de la región de más recia personalidad de la antigua Hispania, según los historiadores romanos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de abril de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50