Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de Cuentas estima no justificados 128 millones de la cuenta de gastos electorales de Coalición Popular

Coalición Popular presentó la justificación de sus gastos electorales en los comicios legislativos del 22 de junio de 1986 fuera del plazo legal establecido, por lo que el Tribunal de Cuentas tuvo que concederle una prórroga para que aportase todos los datos que exige la ley a los partidos para compensarles económicamente. Tras presentar la documentación, el Tribunal de Cuentas considera no justificados 128 millones de pesetas de la cuenta de gastos electorales. En el balance del PSOE, el tribunal juzga que no pueden ser tomados como gastos electorales desembolsos por valor de 24 millones de pesetas, según el informe que ha remitido al Congreso de los Diputados.

Coalición Popular es el grupo político que no ha acreditado con todo rigor una cifra tan alta de gastos presentados al Tribunal de Cuentas para obtener la compensación económica que por ellos establece la ley Electoral, si bien no es la única fuerza parlamentaria que ha dejado de justificar, con todos los requisitos, los desembolsos relacionados con la celebración de las elecciones. El retraso de Coalición Popular en la aportación de los documentos contables ha demorado la elaboración del informe del Tribunal de Cuentas y, por tanto, la autorización gubernamental del pago de las subvenciones.En ningún caso el Tribunal de Cuentas, que preside José María Fernández Pirla, recomienda la imposición de sanciones, ya, que todos los partidos han gastado menos de lo que la ley establece como límite, ni tampoco propone retención alguna de las cantidades que tienen pendientes de recibir tras los anticipos que rercibieron, por lo que todos los grupos podrán cobrar la subvención estatal.

El Tribunal de Cuentas tuvo que conceder una prórroga especial a Coalición Popular, ya que no había presentado todos los justificantes de sus gastos una vez transcurridos los 125 días que la ley Electoral establece de plazo. El tribunal otorgó esta facilidad al contemplar los graves problemas en el proceso administrativo interno de Coalición Popular para rendir sus cuentas, después de que ésta quedase rota con el abandono del Partido Demócrata Popular (PDP) y se diluyesen en muchas provincias las comisiones de gerencia, que incluían un representante de cada uno de los tres partidos coligados (Alianza Popular, PDP y Partido Liberal).

Balance

Dirigentes nacionales del PIE)P y del Partido Liberal han manifestado a este diario que, celebradas las elecciones, Alianza Popular no ha convocado hasta este momento una reunión para presentar el balance económico de la campaña, y aseguran que no han firmado -y ni siquiera visto- el desglose de gastos entregado por Alianza Popular al Tribunal de Cuentas. El secretario general de Alianza Popular, Arturo García Tizón, responsable de las finanzas del partido, manifestó ayer que "no se ha producido ninguna irregularidad, ya que la ley a quien obliga a rendir cuentas es al administrador general de campaña, que en este caso, y de común acuerdo, fue Begoña Urquijo Eulate", militante aliancista.

Según el informe del Tribunal de Cuentas, Coalición Popular obtuvo unos ingresos de 1.880 millones de pesetas y gastó 1.924 millones, de los que ha justificado 1.755 millones en cifras redondas.

Otros seis millones de pesetas presentados como gastos en las elecciones legislativas fueron desembolsados antes o después de los comicios, en opinión del tribunal. Una cantidad semejante fue destinada a la adquisición de bienes duraderos, por lo que es rechazada la valoración de gasto electoral.

El tribunal no considera justificados como gastos electorales 128 millones de pesetas. De éstos, 119 millones carecen de la acreditación de que hayan sido destinados a gastos electorales, a juicio del tribunal. Otros cuatro millones fueron relacionados con la retribución de servicios prestados, mientras que, según el tribunal, Alianza Popular no presentó una documentación acreditativa del destinatario final de ese dinero, y los otros nueve millones están relacionados con diversos defectos de acreditación.

Los millones del PSOE

El PSOE gastó en las elecciones 2.312 millones de pesetas, de los que ha justificado, conforme a los requisitos legales, 2.288 millones. El Tribunal de Cuentas considera que no ha justificado correctamente 24 millones. De ellos, 6,8 millones han sido comprobados por los asientos bancarios, pues no fueron aportados los justificantes por un extravío.

La cantidad restante corresponde a pagos que han sido explicados, pero cuyos justificantes carecen de algún requisito. Un desembolso por importe de un millón de pesetas fue desestimado por el tribunal como gasto electoral, y el mismo juicio recibió una inversión de algo más de un millón de pesetas, por estar destinada a la adquisición de bienes duraderos y no estrictamente vinculados a las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de abril de 1987

Más información

  • La documentación sobre los desembolsos del PSOE también presenta incorrecciones