Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guardia civil muerto y otras 18 personas heridas al estallar un coche bomba junto al puerto de Barcelona

Un guardia civil resultó muerto y otras 18 personas sufrieron heridas de diversa consideración por la explosión de un coche bomba ocurrida a las 13.18 de ayer en la entrada del puerto de Barcelona. El guardia Antonio González Herrera falleció mientras era sometido a una intervención de urgencia tras ser alcanzado de lleno por la metralla en el cerebro. Los heridos -cuatro agentes y 14 paisanos- fueron dados de alta ayer mismo, a excepción del guardia civil José Lobato Lerena, que sufre heridas de pronóstico reservado. El vehículo bomba, una furgoneta careada con unos 30 kilos de amonal y numerosos recipientes con metralla, estaba estacionado a unos tres metros de una caseta de la Guardia Civil y de la policía portuaria en la entrada al muelle España. La policía y el ministro del Interior, José Barrionuevo, atribuyeron el atentado a la organización terrorista ETA.

MÁS INFORMACIÓN

Éste es el cuarto atentado con coche bomba que se produce en los últimos ocho meses en Barcelona. Inmediatamente después de la explosión se establecieron numerosos controles en las salidas de la ciudad que provocaron un gran colapso circulatorio.El guardia civil fallecido en el atentado, Antonio González Herrero, de 26 años de edad, sufrió pérdida de masa encefálica y murió cuando era intervenido quirúrgicamente de traumatismo craneoencefálico. Los otros guardias heridos son José Estrada Rayero; Francisco Javier Laparra, de 40 años; Juan José Álvarez Pardo, de 29, y Luis Lobato Lerena, de 28. Este último permanece ingresado en el hospital del Mar por una herida en la rodilla derecha que afecta al nervio ciático. El pronóstico es reservado y no se descarta que la pierna herida pueda quedar paralizada. Los otros tres guardias fueron dados de alta tras ser atendidos.

El coche bomba utilizado era una furgoneta de color azul, marca Mercedes, de un modelo antiguo, estacionada en una entrada al puerto, junto al paseo de Colón. El vehículo contenía unos 30 kilogramos del explosivo amonal, así como numerosos recipientes repletos de metralla.

Control remoto

La carga explosiva fue activada por control remoto en un lugar cercano al que se encontraba estacionado el vehículo. Entre los restos de la furgoneta se halló el número de motor del vehículo, según afirmó el teniente coronel Francisco Casanovas, jefe de la Brigada Regional de Seguridad Ciudadana de Barcelona. A partir de este dato se podrá conocer la procedencia del coche bomba.

Los efectos de la deflagración fueron amortiguados parcialmente por un camión trailer articulado, marca Scania, de matrícula alemana BOR-AU-293. El camión circulaba justo al lado del coche bomba cuando se produjo la explosión. La zona donde estalló el artefacto es un lugar muy transitado, ya que en él confluyen el paseo de Colón -prolongación natural del Cinturón del Litoral- y los accesos al barrio de la Barceloneta y a la avenida de Icària. Además, por la zona circulan los vehículos que deben entrar y salir de los muelles del puerto y los que transitan entre las zonas industriales de la Zona Franca y el Poblenou.

Los civiles heridos en el atentado son: Francisca López García; Antonio Arévalo Arévalo, de 23 años; Antonio Crespo López, de 39; Daniel Sansaloni López, de 19; Isabelle Le Goss, de nacionalidad francesa; Vicente Hernando Domínguez, de 58; Enrique Alis Pallarés, de 25; Pedro Heras Guílez, de 25; Juan Pages Bisbert, de 24; Santiago Zuloaga, de 73; Maitena Ariza Arruza; Juan Atencia, de 58 años, y el súbdito norteamericano Grant Dijion. Estas personas presentaban heridas y contusiones de carácter leve.

La explosión causó múltiples daños materiales a vehículos estacionados en el lugar. Cuatro turismos quedaron totalmente calcinados y otros 15, estacionados en el recinto portuario, sufrieron desperfectos. También sufrieron daños 14 coches. Todos los cristales de las viviendas y establecimientos de la calle de Sota Muralla, frente al muelle España, se rompieron. La onda expansiva arrancó parte de la reja de separación entre el muelle y la calle. La caseta de control de aduanas sufrió también graves desperfectos, ya que el coche bomba había sido aparcado junto a ella, al parecer encima de la acera.

Autoría de ETA

El ministro del Interior, José Barrionuevo, atribuyó ayer a la organización terrorista ETA Militar el atentado, mientras José María Rodríguez Colorado, director general de la Policía, fue más preciso al señalar que ETA había contado con el apoyo de un sector de Terra Lliure. Barrionuevo se encontraba ayer en la ciudad portuguesa de Évora para concluir una cumbre hispanoportuguesa sobre seguridad, informa Juan José Echevarría.

Respecto a si ETA ha escogido Barcelona como pantalla publicitaria por la designación de la ciudad como sede de los Juegos Olímpicos de 1992, el ministro del Interior dijo que "podría pensarse como una de las lógicas, dentro de lo ilógico con que actúa esta organización terrorista".

Los funerales por el agente muerto se celebrarán hoy en el Gobierno Civil de Barcelona con asistencia del ministro de Defensa, Narcís Serra, y del director de la Guardia Civil, Luis Roldán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de marzo de 1987

Más información

  • Barrionuevo atribuye a ETA la colocación del artefacto, compuesto por 30 kilos de amonal y metralla