Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOCIÓN DE CENSURA

Los grupos parlamentarios acusaron al líder de AP de usar el debate para revitalizar su imagen publica

La mayoría de los portavoces de la oposición que intervinieron ayer coincidieron en valorar la moción de censura defendida por Alianza Popular como un medio escogido por este partido para afianzar el liderazgo de su nuevo presidente, Antonio Hernández Mancha, relanzar su imagen pública y buscar una rentabilidad electoral en los comicios municipales y autonómicos del próximo junio. Los dirigentes parlamentarios de la oposición coincidieron asimismo en aprovechar su presencia en la tribuna de oradores para criticar la gestión del Gobierno.

MÁS INFORMACIÓN

Las actitudes más críticas frente al programa defendido por Hernández Mancha correspondieron al representante del PNV, Iñaki Anasagasti; al presidente de Izquierda Unida, Gerardo Iglesias, y al portavoz de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés.Anasagasti Juzgó "desproporcionada", la iniciativa censuradora de AP, que atribuyó al deseo de este partido de otorgar notoriedad a su nuevo líder, dentro de una estrategia de mantener el bipartidismo. Contrariado por la asunción que, a su juicio, AP ha pretendido hacer de reivindicaciones sociales que no casan con la ideología conservadora, aseguró no haber encontrado en la exposición hecha por Hernández Mancha el "aire de derecha moderna y sensible a la voz de la calle" que AP proclamó haber imbuido en el partido tras su reciente congreso extraordinario.

El portavoz de la Minoría Catalana, Miquel Roca, disculpó el no entrar a Juzgar exhaustivamente el programa de Hernández Mancha por la imposibilidad de que se convierta en un programa de Gobierno, y centró su intervención en el análisis de la conflictividad social y de la crisis, que en su opinión, atraviesa nuestro país. "Nos toca vivir la crisis del Estado del bienestar, antes de haber alcanzado las cotas de bienestar de los Estados europeos que están viviendo idénticas crisis", constató Roca.

"Nos toca afrontar los costes de la modernidad, cuando aún estamos pagando las últimas herencias de la autarquía. Hemos de asumir el desafío de la innovación y el desarrollo tecnológico cuando todavía no hemos acabado de pagar las facturas de la reconversión industrial", dijo.Gerardo Iglesias subrayó, al igual que lo había hecho Iñaki Anasagasti, que las protestas sociales que en las últimas semanas han tenido como escenario las calles españolas "nada tienen que ver con lo que propone Alianza Popular. Me parece demasiao que usted", exclamó dirigiéndose a Hernández Mancha, se erija en portavoz de los mineros de Hunosa o de los obreros".

El presidente del Partido Liberal, José Antonio Segurado, que también dedicó la mayor parte de su intervención a juzgar la política gubernamental, subrayó como principal problema de la gestión de la economía por el Gobierno "el descontrol del gasto público". El dirigente liberal sostuvo que difícilmente se podrá mejorar la situación socioeconómica mientras continúe sin ser reformada en profundidad la Seguridad Social, la Administración pública y el marco de relaciones laborales. A diferencia de Hernández Mancha, reiteró su apoyo a la política gubernamental de contención del incremento de los salarios.

El presidente del Partido Demócrata Popular (PDP), Óscar Alzaga, ni siquiera esbozó una crítica al programa expuesto por Hernández Mancha por considerar que AP no tiene la menor oportunidad de convertirse en alternativa de Gobierno y optó por enjuiciar severamente la gestión del Gobierno, al que reclamó un cambio en sus metas y estilo. Tras considerar que el Ejecutivo "se halla perdido entre los marasmos del camino, falto de una definición de trayectoria", resaltó la gravedad del incremento del gasto público bajo el mandato de los socialistas.

Juan María Bandrés resaltó que el programa presentado por AP incrementaría las desigualdades sociales, si fuese puesto en práctica, mientras que no impulsaría el desarrollo del estado de las autonomías. Tras señalar que a Euskadiko Ezkerra no le da lo mismo que gobierne Felipe González que Antonio Hernández Mancha, pidió al presidente del Gobierno que tenga en cuenta que "la sociedad está pidiendo un compromiso con un proyecto transformador".

La información sobre el debate de la moción de censura ha sido elaborada por Anabel Díez Juan González Ibáñez y Camilo Valdecantos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de marzo de 1987

Más información

  • Varios portavoces reprodujeron la sesión del 'estado de la nación'